Público
Público

Donald, ex de Take That, cree que "Robbie ha vuelto completamente distinto pero igual de divertido"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El componente de Take That Howard Donald confirmó hoy que su otra vez compañero de la banda Robbie Williams está "completamente distinto", un mérito que atribuyó a su reciente matrimonio, aunque, dijo, sigue "igual de divertido e increíble".

Durante una entrevista con varios medios en la habitación de un céntrico hotel de Londres, los miembros de Take That Gary Barlow, Howard Donald y Jason Orange confesaron "lo bonito" que ha sido volver a grabar juntos veinte años después de haber iniciado su andadura musical.

El álbum que congregó a los cinco artistas ingleses esta vez lleva el título de "Progress" y saldrá a la venta a finales de noviembre (día 29), una semana después de lo anunciado inicialmente para no coincidir en el Reino Unido con el lanzamiento del nuevo trabajo de los jóvenes de JLS.

Los tres incidieron en lo positivo de esta experiencia, en la que todos están teniendo oportunidad de "aprender mucho de los demás", y más todavía lo harán durante la gira que preparan para 2011 y cuyo arranque será el 30 de mayo en la ciudad de Sunderland (norte de Inglaterra).

Preguntados por sus impresiones acerca del componente Robbie Williams, quien abandonó el grupo en 1995 para emprender su carrera en solitario, Donald aseguró que era su mujer, Ayda Field -con la que se casó en agosto pasado-, la responsable de su gran cambio.

"Ha sido bueno para él", señaló el productor y DJ de música House, que "nunca había esperado" el regreso de éste: "Primero, por la relación con él, y, segundo, por su propio éxito en solitario".

"Yo sí lo esperaba", contradijo Jason Orange, descalzo en el sofá de la luminosa habitación con vistas al barrio del Soho londinense.

Robbie Williams, el componente con más éxito a lo largo de su carrera, se desligó de sus compañeros cuando tenía 21 años, antes de que los demás anunciaran la extinción de Take That en febrero de 1996.

La vuelta de Williams podría haber ocurrido ya en 2006, cuando Gary Barlow, Mark Owen, Jason Orange y Howard Donald decidieron grabar su primer álbum tras una década de separación y dieron lugar a "Beautiful World", o en 2008, cuando sacaron "The Circus".

"Ahora es el momento perfecto" y, según insinuaron, no lo fue entonces. "Una razón es que quizá él (Robbie) necesitaba esto ahora porque ha tenido dudas de su credibilidad", explicó Orange.

No obstante, descartó que el dinero hubiera sido "la motivación para hacer esto". "Si lo hiciera él sólo (Robbie), podría sacar diez veces más", señaló, antes de añadir: "No vamos a hacer una mierda de dinero".

Este aseguró que en absoluto teme la posibilidad de que el grupo se convierta en "la banda de Robbie" para las nuevas generaciones, pues calificó a su compañero de "brillante artista".

Los cinco británicos se sumergieron en el nuevo trabajo, cuyo sonido fue presentado hoy a la prensa, hace casi un año, tras una reunión en Los Ángeles donde se intercambiaron disculpas.

El álbum, producido por Stuart Price, contiene composiciones de cada uno de los miembros y fue grabado en Nueva York, en Los Ángeles, en Bath (sur de Inglaterra) y en el oeste de Londres.

"Cada canción (hay diez) tiene una historia diferente. Cuando escucho el disco, puedo sentir la energía de la música, la contribución de todos ha sido muy bien distribuida", explica Gary Barlow, padre de tres hijos.

La carátula del disco presenta clásicas imágenes de la evolución del hombre sobre un fondo amarillo, un escenario que trata de concordar con el título "Progress", del que se ha escogido el tema "The floods", el más pegadizo, como sencillo.

Todos creen que no será difícil reunir a mucha gente en sus conciertos: "Algunos irán a vernos a los cuatro de 'The Circus', algunos vendrán sólo por ver a Robbie, otros por vernos a los cinco juntos... pero lo importante es que vengan".

Confeso amante de las giras, Gary Barlow dijo que se ha propuesto "vivir el momento", sin pensar en si volverá a haber más giras de los cinco juntos tras la que se celebrará en 2011 y que se centrará en el Reino Unido, con algunas actuaciones en otros países europeos.

"No sé lo que voy a hacer en dos años, así que no sé si habrá más giras. No importa lo que ocurra, pero siempre podremos hacer esto", indicó Barlow.

Ninguno de ellos mostró interés por ampliar la gira al mercado americano, un proyecto en el que Donald confirmó que no participaría: "No me apetece perder tiempo y energías sin tener garantías de nada".

Barlow fue más allá y, entre risas, explicó una verdad como un templo, experimentada por los cinco artistas durante los últimos meses: "Tres de nosotros tenemos hijos. Conseguir que salgamos del Reino Unido para una sola semana no te imaginas lo difícil que es".