Publicado: 21.11.2014 10:49 |Actualizado: 21.11.2014 10:49

Draghi abre la puerta a que el BCE tome medidas más drásticas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, abrió el viernes la puerta a tomar medidas más contundentes para rescatar la economía europea, al afirmar que hay que elevar rápidamente una inflación "excesivamente baja" con los medios que sean necesarios.

Draghi también advirtió sobre la difícil situación económica en la eurozona, donde el crecimiento siguió débil y no se espera mejora en las próximas semanas, y dijo que el BCE ampliaría e intensificaría su programa para inyectar más dinero en la región si las medidas actuales fracasan a la hora de subir los precios. "Seguiremos cumpliendo nuestra responsabilidad, haremos lo que haga falta para elevar la inflación y las expectativas de inflación tan rápido como sea posible, como exige nuestro mandato para lograr la estabilidad de precio", dijo Draghi en un discurso en un congreso financiero. "Si en su actual trayectoria nuestra política no tiene suficiente efectividad para lograrlo, o si se materializan riesgos para las perspectivas de inflación, aumentaríamos la presión y ampliaríamos los canales a través de los que intervenimos, alterando el tamaño, el ritmo y la composición de nuestras compras según sea adecuado".

Draghi había dicho el lunes que entre las nuevas medidas podrían encontrarse compras a gran escala de deuda pública, una medida que también se conoce por el nombre de expansión cuantitativa (QE por sus siglas en inglés) y a la que se opone especialmente Alemania por el riesgo a la mutualización de los riesgos.

Los comentarios del viernes elevaron la rentabilidad del bono a 10 años de la endeudada Italia a un nuevo mínimo histórico, y también el diferencial de la deuda española a 10 años frente a su equivalente alemán a 127 desde los 130 puntos de la víspera. "Estos comentarios tajantes muestran que se plantea una mayor relajación monetaria y podría ocurrir pronto. La pregunta es cuál será la forma que va a tomar", dijo Nick Kounis, economista de ABN Amro.

Los comentarios de Draghi fueron similares en contundencia a la expresión de "lo que haga falta" que utilizó en el verano de 2012 y que contribuyeron a alejar a la zona euro el abismo al que se acercaba.

Tras haber destacado esta semana ciertas señales de brotes verdes, Draghi dijo el viernes que la situación económica sigue siendo difícil y que el último sondeo entre las empresas indicaba que era improbable una recuperación más fuerte en los próximos meses. "En un horizonte más a corto plazo, sin embargo, los indicadores han estado cayendo a niveles que juzgaría excesivamente bajos", dijo. "Las medidas de inflación basadas en las encuestas generalmente han sido más estables, pero el último Sondeo de Analistas Profesionales también indica algo de descenso y en todos los horizontes".

La economía de la eurozona se encuentra atrapada en una fase de baja inflación y crecimiento débil y el mes pasado aumentó los esfuerzos para impulsar la recuperación inundando el mercado con miles de millones de euros para desbloquear los canales de préstamos a hogares y empresas.

Pero si estos no bastan para devolver la inflación (ahora en el 0,4%) a su objetivo a medio plazo de algo por debajo del 2%, Draghi dijo que el BCE volvería a evaluar las medidas puestas en marcha. "Por eso el Consejo de Gobierno ha encargado a la plantilla del BCE y a las comisiones relevantes del Eurosistema que garanticen una preparación oportuna de nuevas medidas a introducir si hiciera falta". Entre estas se podría encontrar la compra de bonos soberanos.

El BCE ya ha comenzado a comprar bonos garantizados, que en España se conocen como cédulas, y bonos de titulización. Además, el BCE prestó en septiembre a los bancos de la zona del euro dinero a cuatro años a un tipo de interés fijo del 0,15% y lo volverá a hacer en diciembre. El balance del BCE es actualmente de 2 billones de euros y para aumentarlo en otro billón, como ha apuntado Draghi, muchos expertos consideran que será necesario que el BCE adquiera deuda soberana porque el volumen del mercado de esta deuda privada no es suficientemente grande. "Si nuestra política monetaria no es suficientemente efectiva en su trayectoria actual o si se materializan más riesgos para las perspectivas de inflación, aumentaremos la presión y ampliaremos más los canales a través de los que intervenimos, modificando adecuadamente el tamaño, ritmo y composición de nuestras compras", aseguró Draghi.

Draghi, que participó este viernes en la ceremonia de inauguración de las nuevas responsabilidades de supervisión bancaria del BCE, aseguró que los bancos de la zona del euro ya reducen sus tipos de interés e incrementan sus préstamos. Según dijo Draghi en el congreso de la banca europea, "hay evidencias de que a la espera de las medidas (que va a aplicar la entidad), los bancos están bajando sus tasas de interés y aumentando los volúmenes de prestamos". El presidente del BCE añadió que ha comenzado a crecer el crédito, como sugieren las cifras de su última encuesta a los bancos de la zona del euro.

El presidente del BCE calificó la supervisión única de los bancos de la zona del euro como el "mayor paso de una integración mayor desde la creación de la Unión Económica y Monetaria". Draghi destacó en todo caso que queda trabajo por hacer en la integración de los mercados de capital de Europa, así como en el ámbito económico y fiscal. "Nuestra responsabilidad hacia la población de este continente es establecer un modelo económico sostenible que ayude a incrementar el empleo e impulsa el crecimiento", según Draghi.

El BCE inició el 4 de noviembre la supervisión directa de los 120 bancos más significativos de la zona del euro tras haber comprobado su capacidad de absorber pérdidas.