Público
Público

Draghi anuncia barra libre de liquidez, baja los tipos y cobrará a la banca por sus depósitos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Banco Central Europeo (BCE) lanza su artillería para atajar la amenaza de deflación en la Eurozona, animar la cotización del euro, y reactivar la economía. La entidad monetaria ha decidido este jueves acompañar la reducción de los tipos de interés (hasta situarlos en un nuevo mínimo histórico del 0,15%) y los tipos negativos en los depósitos de la banca con multimillonarias inyecciones de liquidez mediante una serie de operaciones de refinanciación a largo plazo (TLTROs, por sus siglas en inglés), para reactivar el crédito a las familias y empresas no financieras.

Así, realizará dos de estas operaciones de liquidez por un importe global de 400.000 millones de euros en septiembre y en diciembre de 2014 que vencerán en septiembre de 2018. Las entidades bancarias que participen en estas operaciones podrán tomar prestado inicialmente un 7% sobre el total de sus préstamos concedidos al sector privado de la eurozona, excluyendo hipotecas al cierre de 30 de abril de 2014. Los préstamos al sector público no serán tenidos en cuenta en este cómputo. Draghi aseguró que el BCE tendrá mecanismos para comprobar que estas inyecciones de liquidez se destinen a la economía real. "Las entidades que no cumplan ciertas condiciones respecto al volumen de sus préstamos netos a la economía tendrán que devolver el dinero en septiembre de 2016", advirtió.

Además, entre marzo de 2015 y junio de 2016, todas los bancos podrán tomar prestado trimestralmente, hasta tres veces el importe de su financiación neta al sector privado no financiero de la eurozona, excluyendo préstamos a particulares para la compra de viviendas.

Igualmente, Draghi informó de que el Consejo de Gobierno ha decidido intensificar los trabajos prepatorios para realizar compras de valores respaldados por activos (ABS) para mejorar el funcionamiento del mecanismo de transmisión de la política monetaria. Con esta iniciativa, se considerará comprar valores "simples y transparentes" que están respaldados por activos, teniendo en cuenta los cambios deseables en el entorno regulatorio, y trabajará con otras instituciones para lograr este efectos. Asimismo, confirmó que prolongará las subastas de liquidez a tipo fijo a medio plazo hasta al menos diciembre de 2016 y suspenderá las operaciones de esterilización de la liquidez inyectada a través del programa de compra de bonos en los mercados secundarios.

No obstante, las medidas distan mucho del efecto a gran escala que el BCE podría desatar con un gran plan de alivio cuantitativo (la impresión de dinero para comprar activos), aunque Draghi se ha mostrado dispuesto a tomar medidas si fuera necesario. El presidente del BCE ha defendido el "significativo" paquete de medidas adoptado por la institución para fomentar el crédito en la economía real, y ha asegurado que la institución "no ha terminado" con las medidas y se ha mostrado dispuesto a adoptar nuevas en caso de que sea necesario.

Hemos tomado esta decisión. Pensamos que es un paquete significativo. ¿Hemos terminado con esto? La respuesta es no. No hemos terminado aquí. Si es necesario, dentro de nuestro mandato, no hemos terminado aquí", insistió en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno del BCE, Draghi.

Mario Draghi, durante la rueda de prensa tras la reunión del consejo de gobierno del BCE. REUTERS

En este sentido, Draghi, que recalcó que la decisión se ha adoptado por "unanimidad", insistió en que los tipos de interés permanecerán en niveles bajos durante un periodo prolongado de tiempo, "posiblemente más" de lo que preveía hasta ahora la institución.
El BCE ha bajado el tipo clave de refinanciación al 0,15% desde el 0,25%. Además, los bancos verán gravados los fondos a un día depositados en el banco central. Para este fin, el tipo de depósito a un día entrará por primera vez en terreno negativo y se situará en el -0,10%.

Los mercados financieros acogieron bien las medidas, aunque en gran medida se daban por descontadas desde hace semanas. El euro caía hasta un mínimo de cuatro meses de 1,3505 dólares, un céntimo menos, mientras que las bolsas europeas subían y las rentabilidades de los bonos de los países europeos en apuros se reducían.

El servicio de estudios del BCE revisó a la baja sus previsiones de inflación de la eurozona para el año en curso y los dos próximos. Las previsiones se alejan un poco más del objetivo de la institución de mantener la inflación en un nivel "ligeramente inferior al dos por ciento", ha explicado Draghi. El BCE proyectó una inflación del 0,7% en 2014 y del 1,1% en 2015 frente a proyecciones anteriores del 1,0% y 1,3%, respectivamente, mientras que ahora prevé para 2016 un incremento de los precios de solo un 1,4% frente al 1,5% previsto en marzo.

Por otro lado, insistió en que el BCE sigue sin considerar que exista un riesgo de deflación y apunta que actualmente lo que atraviesa la eurozona es un periodo de baja inflación. Además, subrayó que las expectativas siguen "firmemente ancladas".

La institución también revisó sus proyecciones de crecimiento del PIB al estimar aumentos del uno por ciento en 2014, 1,7% en 2015 y 1,8% en 2016.


http://www.quoners.es/q/termometro-quoners-opinion-publica