Público
Público

Draghi avisa a Rajoy que no negociará las condiciones de la compra de bonos

El BCE prorroga seis meses la barra la libre para la banca y prestará a las entidades todo lo que necesiten hasta julio de 2013

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha subrayado que las reglas para activar la intervención de la entidad en los mercados de deuda comprando bonos 'son muy claras', recordando que estas 'no hablan de negociar o acordar unos tipos' en referencia al deseo de España de contar con garantías de que la activación del rescate rebajaría sustancialmente la prima de riesgo y sus costes de financiación en los mercados. 'Los gobiernos conocen las condiciones (...) Se trata de una combinación de condicionalidad y ayuda, pero esta no es automática', ha insistido Draghi.

Asimismo, el banquero italiano ha matizado unas palabras del vicepresidente de la institución, Vítor Constancio, quien en declaraciones a los medios de comunicación señaló que la entidad esperaba que España solicitara pronto el rescate de la UE: 'Déjenme que les diga lo que quería decir Vítor Constancio: todos hemos dicho todo el rato que no diríamos a los gobiernos lo que tienen que hacer. Depende de los gobiernos tomar la decisión, saben cuáles son las condiciones, saben que tendrán que firmar un acuerdo con el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) para un programa de ajuste macroeconómico preventivo o de otro tipo'.

El presidente del BCE ha destacado que desde el pasado verano, cuando el banco expresó su voluntad de hacer lo que fuera necesario para acabar con los temores respecto a la irreversibilidad del euro, los diferenciales de algunos emisores se han estrechado unos 200 puntos básicos, algo que hubiera sido difícil de conseguir con una rebaja de tipos.

En su reunión de este  jueves, el BCE, que ha mantenido los tipos de interés en el 0,75%, ha acordado seguir suministrando a los bancos de la zona euro toda la liquidez que soliciten mediante sus operaciones de refinanciación al menos hasta julio del 2013; hasta ahora, la medida se iba a mantener hasta el 15 de enero. Antes de la crisis, el banco asignaba un determinado importe en sus operaciones de refinanciación para las que las entidades financieras tenían que presentar ofertas. Desde que comenzó la crisis, el BCE ha ampliado el vencimiento de estas operaciones en hasta tres años y ha aumentado los límites de financiación.

Draghi ha defendido las dos operaciones de inyección de liquidez a tres años que condujo a finales de diciembre de 2011 y de febrero de 2012, ya que evitaron un desastre en el mercado financiero de la zona del euro. Estas dos operaciones permitieron a muchos bancos de la eurozona aprovisionarse de suficiente liquidez para cubrir sus necesidades para este año y para comprar deuda soberana.

El BCE ha revisado a la baja sus previsiones de crecimiento para la economía de la zona euro correspondientes a este año y el siguiente, para cuando espera una recuperación 'gradual', según ha informado el presidente de la entidad, Mario Draghi. En concreto, las nuevas previsiones del BCE contemplan una contracción de entre seis y cuatro décimas de la actividad económica de la zona euro en 2012, mientras que el próximo año la evolución del PIB se moverá entre una caída de hasta el 0,9% o un crecimiento de tres décimas. De este modo, el instituto emisor aplaza el retorno a un crecimiento saludable de la región hasta 2014, para cuando la institución augura una horquilla de crecimiento de entre el 0,2% y el 2,2%.

Eurostat, la oficina estadística de la Comisión Europea,ha confirmado este jueves que la economía de la zona euro ha entrado en recesión técnica al registrar en el tercer trimestre del año una contracción del 0,1% respecto a los tres meses anteriores, cuando ya había retrocedido un 0,2%. De este modo, el producto interior bruto (PIB) de la zona euro, que en el primer trimestre de 2012 se estancó tras retroceder cuatro décimas en los últimos tres meses de 2011, acumula ya cuatro trimestres consecutivos sin crecimiento alguno.

Ante el empeoramiento previsto por la institución de la situación económica en la zona euro, el debate existente en el seno del BCE sugiere la posibilidad de que la entidad acometa nuevas bajadas de los tipos de interés, que siguen en el 0,75%, en 2013. 'Hubo un amplio debate sobre la posibilidad de bajar los tipos, la decisión se tomó por consenso', ha admitido Draghi, al tiempo que explicaba que la entidad no se había planteado nada nuevo sobre imponer tipos negativos a la facilidad de depósito, lo que implicaría cobrar a los bancos de la eurozona un interés por el dinero guardado diariamente en la hucha del BCE. La mayor parte de los analistas prevé que el BCE dejará inalterada su tasa de interés rectora en el 0,75 % a lo largo de 2013.