Publicado: 03.04.2014 16:11 |Actualizado: 03.04.2014 16:11

Draghi dice que el BCE comprará deuda contra la deflación si lo ve necesario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha asegurado este jueves que la entidad es "unánime en usar también medidas no convencionales" para evitar el riesgo de un periodo "demasiado prolongado" de baja inflación.

En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno del BCE, Draghi añadió que cuanto más prolongado sea este periodo, mayor es el riesgo de que las expectativas de inflación a largo plazo no estén ancladas con la definición de estabilidad de precios, que es una tasa cercana pero siempre por debajo del 2 %. El anuncio de Draghi llega después de que el BCE decidiese por un amplio consenso mantener los tipos de interés rectores para la zona del euro en el mínimo histórico del 0,25 %, y las medidas "no convencionales" incluirán estímulos monetarios mediante la compra de deuda, similares a los que han acometido otros bancos centrales como la Reserva Federal estadounidense (Fed), el Banco de Japón (BoJ) y el Banco de Inglaterra.

Pero el dirigente del BCE considera que existen diferencias en el efecto que estos estímulos monetarios pueden tener en las diferentes regiones porque, por ejemplo, si la Fed compra activos o deuda se produce un efecto directo en el crédito a través del mercado de capital, pero en la zona del euro el efecto se produce a través de los bancos.

"No excluimos una política monetaria más expansiva y reiteramos firmemente que continuamos esperando que la tasa de interés rectora se mantenga en el nivel actual y más bajo por un periodo de tiempo prolongado", apostilló el presidente del Banco Central Europeo.

La inflación interanual se desaceleró en marzo dos décimas hasta el 0,5 % en el conjunto de la zona del euro, frente al mes anterior. El presidente del BCE explicó que esta caída, que fue mayor de lo que esperaban, responde a la volatilidad de los precios de servicios y otros efectos temporales.

Draghi explicó que la tasa de inflación se situó en el 2,7 % en el primer trimestre de 2012 y que la diferencia de 2,2 puntos porcentuales con el nivel actual se debe en un 70 % a que los precios de la energía y de los alimentos son más bajos. "Es necesario que se reduzca más la fragmentación de los mercados de crédito" de la zona del euro y que se fortalezca la resistencia de los bancos, según ha añadido Draghi en la rueda de prensa posterior a la reunión del consejo de gobierno. Precisamente, en palabras del presidente del BCE, el consejo "observará con atención las repercusiones posibles de los riesgos geopolíticos y de los movimientos del tipo de cambio" para la estabilidad de precios.

Tras el anuncio de Draghi, el Ibex 35 ha sumado un 1,42% al cierre de mercado y se ha anotado su mayor nivel en dos años y 10 meses, hasta marcar los 10.584 puntos. El selectivo regresa a máximos de mayo de 2011 gracias al impulso de la banca, que ha protagonizado fuertes ascensos con la expectativa de medidas por parte del BCE para atajar la deflación.

Bankinter se ha disparado un 4,11% y ha liderado los avances. Popular ha sumado un 3,94%, BBVA un 3,61%, Bankia un 2,42%, Santander un 1,91% y Sabadell un 1,74%. También ha ayudado el impulso de Inditex, que ha ganando un 1,72%. Sólo seis valores del selectivo se han adentrado en pérdidas. El Ibex ha liderado las subidas generalizadas entre las principales plazas de Europa. La prima de riesgo española permanecía estabilizada y marcaba al cierre de sesión 162 puntos básicos.