Público
Público

Drogas, gripe A, economía y comercio dominan la cumbre de Norteamérica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los presidentes de EEUU, Barack Obama, y de México, Felipe Calderón, repasaron el domingo una serie de retos en su agenda bilateral durante el primer día de una cumbre norteamericana dominada por asuntos como la lucha antinarcóticos, la gripe A, la crisis económica y el comercio.

Obama y Calderón, junto al primer ministro canadiense, Stephen Harper, llegaron ayer con sus respectivas delegaciones a la ciudad colonial de Guadalajara, con el objetivo de evaluar lo que falta por hacer para reforzar la seguridad y prosperidad económica en la región.

Aunque se trata del quinto encuentro trilateral desde 2005, en la jornada del domingo dominaron asuntos que han causado fricción entre Estados Unidos y México, que, además de tener que hacer frente a una crisis económica, también buscan profundizar en el combate contra los carteles de la droga.

Obama y Calderón también analizaron formas de fortalecer los preparativos para la llegada de la temporada de la gripe en Norteamérica, ante la posibilidad de que surjan nuevos casos del virus H1N1, que ha afectado especialmente a EEUU y México.

A juzgar por declaraciones de funcionarios de ambos Gobiernos, la reunión de 45 minutos reveló las tensiones en torno a la lucha antidrogas, por un lado, y a asuntos relacionados con el comercio bilateral.

Aunque Obama le expresó a Calderon su "apoyo firme" a la lucha antidrogas -que incluye un controvertido despliegue de unos 45.000 soldados en al menos diez estados-, también destacó la importancia de que se respeten los derechos humanos.

El Departamento de Estado aun no ha entregado al Congreso un informe sobre los avances de México en materia de derechos humanos y del cual depende el 15 por ciento de la ayuda destinada a México, o unos 100 millones de dólares.

Mientras, Calderón expresó la urgencia de resolver la disputa por un programa piloto que permite la libre circulación de camiones mexicanos en territorio estadounidense y que fue cancelado por el Congreso de EEUU.

Estados Unidos continúa violando el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) al no permitir el acceso libre de esos camiones más allá de una zona restringida en la frontera común, pero Obama ha expresado su deseo de que el Congreso resuelva el asunto pronto.

Como represalia, México ha impuesto tarifas punitivas de entre el 10 y el 20 ciento, calculadas en miles de millones de dólares a 90 productos hechos en EEUU.

Según fuentes de la Presidencia mexicana, Calderón y Obama se refirieron también a la crisis económica, el fomento a la competitividad regional, a la situación de los inmigrantes mexicanos en EE.UU. y a la "modernización integral de la frontera común".

Calderón reconoció "la voluntad política" de Obama para que el Congreso avance las negociaciones para una reforma migratoria que beneficie a los inmigrantes mexicanos indocumentados en Estados Unidos.

Sin embargo, no está claro que el Congreso, enfrascado con otras de las prioridades de Obama, como las reformas energética, de salud y del sistema regulatorio financiero, pueda completar el proyecto migratorio este año.

Obama no sostuvo un encuentro bilateral con Harper porque ambos se reunirán en la Casa Blanca el mes próximo.

Pero Calderón sí se reunió con el primer ministro canadiense, a quien le reiteró el desacuerdo de su país con la reciente imposición de visa a los mexicanos que viajan a Canadá.

Según las fuentes mexicanas, Harper "fue sensible" a la preocupación de México, y ambos acordaron que sus respectivos equipos continúen explorando posibles soluciones.

Por otra parte, una fuente de la Casa Blanca confirmó a Efe que el nuevo embajador de EEUU en México, Carlos Pascual, presentó sus credenciales al Gobierno de Los Pinos en una ceremonia especial, aunque no dio detalles.

Tampoco se ofrecieron detalles sobre la cena privada que tuvieron los tres líderes en el Instituto Cultural Cabañas, un antiguo hospicio para niños desamparados que data de principios del siglo XXIX.

El primer día de la cumbre concluyó con un acto cultural en el Instituto y en el que, según dijeron a Efe fuentes de la Presidencia mexicana, una banda de mariachis interpretó famosas melodías como "Guadalajara", "Bésame mucho" y "Cielito lindo".

En el acto participaron la Orquesta Filarmónica de Jalisco y las bandas El Mariachi Vargas de Tecalitlán y El Mariachi Nuevo Tecalitlán, consideradas las mejores del país en su género.

Hoy habrá sendas sesiones para repasar la agenda trilateral y la cumbre concluirá con una rueda de prensa.