Público
Público

Dubai intenta mantener el nivel de su festival pese a la deuda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El festival internacional de cine de Dubai, que en el pasado fue un factor importante en las ambiciones de la ciudad para convertirse en un centro de atención mundial, comenzó esta semana empañado por los problemas de deuda del emirato.

Más de 160 películas de todo el mundo, la mayoría de directores árabes, se exhibirán durante siete días en el emirato árabe del Golfo, que sorprendió el mes pasado a los mercados globales al anunciar que un grupo estatal retrasaría el pago de su deuda.

El festival se celebró por primera vez a bombo y platillo en 2004, cuando Dubai, miembro de los Emiratos Árabes Unidos, era una ciudad en ascenso con la misión de convertirse en un centro del comercio y el turismo mundial similar a Singapur.

Sin embargo, el ánimo durante la noche del miércoles fue muy diferente.

Algunos actores árabes, egipcios e indios caminaron por una alfombra roja que otros años pisaron estrellas como George Clooney y Goldie Hawn, en un momento en que Dubai buscaba ganar la atención de Hollywood.

Las estrellas presentes, incluido el famoso actor indio Amitabh Bachchan, quien recibió un premio a su trayectoria, estaban a la defensiva en la ciudad de cerca de 1,7 millones de asiáticos, árabes y europeos donde reinan los excesos y la opulencia.

"Este festival es algo que debe enorgullecer a Dubai. Todo lo que se ha dicho sobre Dubai no es verdad. Vivimos en la comodidad", dijo la actriz local Hala al Jatib a la prensa.

"Tiene tanta energía esta ciudad. Disfruto mucho de la actitud 'sí, podemos' de Dubai", dijo la actriz británica Natalie Dormer, quien protagoniza el drama "City of Life" sobre la vida en Dubai.

Los organizadores, quienes se negaron a señalar cuánto dinero gastarían este año, dijeron que el objetivo del festival sigue siendo crear puentes entre las culturas del mundo.

En una elegante fiesta en las playas cerca del icónico hotel Burj al-Arab, la conversación giró en torno de la deuda de Dubai de cerca de 100.000 millones de dólares.

"Todos están hablando de eso", dijo el gerente de un hotel mientras sostenía una copa de champán y se quejaba de la reducción en los gastos del festival.

"¿Qué es esto?", preguntó mientras pateaba una alfombra verde de fieltro, sugiriendo que el material era de baja calidad.

Mandy Moore, la única celebridad estadounidense que participó en el evento, dijo que estaba emocionada de estar en la enigmática ciudad.

"Esta es mi primera vez en Dubai y es hermosa", dijo la cantante y actriz, con un vestido Escada y joyas de Cartier.