Público
Público

La dudas sobre la salida de la crisis sacuden los mercados

Los inversores también han aprovechado para hacer caja

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En unas pocas horas la bolsa española dijo adiós a la recuperación que había acumulado todo el mes. El Ibex se desplomó un 2,78% hasta los 10.598, un nivel que no veía desde el pasado 27 de julio. De esta forma, el selectivo se sumaba a las caídas generalizadas que dominaron ayer todos los mercados ante las dudas sobre la fuerza de la recuperación económica.

En Asia, Japón despertó con el anuncio de que su economía dejaba atrás la recesión más larga de historia. A priori, un dato para celebrar, pero su crecimiento fue del 3,7%, frente al 3,9% que esperaban los analistas, por lo que de celebración nada de nada. Al contrario, las bolsas asiáticas respondieron con caídas al deterioro en la confianza apuntado en EEUU y la ola bajista se contagió a todo el planeta.

En cualquier caso, esta corrección tiene varias versiones. Por un lado, eran muchos los analistas que esperaban una toma de beneficios, tras la rápida escalada del beneficios y porque es lo habitual en verano. Pero en esta ocasión, hay algo más. 'Es pronto para afirmarlo, pero hay motivos más que suficientes para pensar en que esta recogida de beneficios se puede convertir en algo mucho mayor', advierte Alejandro de Luis, analista de Dif Broker.

Efectivamente, la dudas sobre la recuperación económica son cada vez más fuertes, sobre todo en el lado del consumo. Por eso, no sólo caen las bolsas, también los mercados como el petróleo o las materias primas se han sumado al pesimismo. Ayer el barril de Brent cotizó a 69,83 dólares, el precio más bajo desde la última semana de julio. 'Los mercados de materias primas están ligadas al consumo y la inflación y estas caídas reflejan que las expectativas no son buenas', asegura el analista de Dif Broker.

Ajenos a esta tendencia se mostraron los valores inmobiliarios españoles. Tras la subida de la semana anterior, ayer seguían disparadas sin que los analistas encuentren una explicación convincente, más allá de la posible especulación puntual.