Público
Público

Duelo en OK Corral

Zapatero reprocha a Rajoy que vote con ERC para tumbar los Presupuestos 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Llega Soraya Sáenz de Santamaría a las sesiones de control del Gobierno como el pistolero a un duelo al amanecer, con el revólver amartillado y el dedo en el gatillo antes de desenfundar. Y, armado el micrófono, vacía el tambor contra todo lo que se mueve frente a ella, aunque sea el viento que sacude los batientes del saloon.

En sus duelos en el OK Corral de la Carrera de San Jerónimo, su rival es siempre la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, que responde como si el brillo del alba le entorpeciera la visión. Pero la portavoz conservadora dispara balas de racimo. Ayer resultaron heridos de refilón el vicepresidente económico, Pedro Solbes, y el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, al que la bancada conservadora ha puesto el remoquete de 'ministro del paro', y, en general, todos 'los altos cargos, que viven como nuevos ricos'.

El líder del PP dijo a Zapatero cuatro veces que «engaña a los españoles»

Herodes en Operación Triunfo

Sostuvo Sáenz de Santamaría que 'fallando el presidente, una crisis de Gobierno no se arregla ni aunque convoquen ustedes una Operación Triunfo'. Pero, como dan las dan las toman, De la Vega la nominó concursante del casting político con el nombre artístico de 'Herodes presupuestaria', ya que su partido 'ha querido matar los Presupuestos antes de que hayan nacido'.

Cuestión de ver la botella medio llena o medio vacía porque, según vino a decir el jefe de las filas conservadoras, las cuentas del Estado no pasan de ser un holograma: 'Los Presupuestos son mentira. También lo ha dicho el vicepresidente económico impasible el ademán y le pido que los retire, para generar un mínimo de credibilidad'.

El presidente le replicó que su único afán es desgastar al Gobierno

Este fue el saludo de buenos días que el líder de la oposición le brindó al presidente del Gobierno, salpimentado con una abundante ración de porras de pega: 'Usted ha engañado a los españoles, primero sobre la existencia de la crisis, después sobre el origen de la misma, después sobre su grado de preparación y ahora vuelve a engañar a los españoles con los Presupuestos'.

Como la desconfianza mutua no decrece, sino que crece, Rajoy le presentó antes la cuenta: 'Usted nos dice que el año que viene se van a crear más de 200.000 empleos netos y el año pasado dijo que se iban a crear un sinfín y ya se han destruido más de 500.000. Quiero saber si las cifras de este año son exactamente igual de falsas que las cifras del presupuesto que presentaron el año pasado'.

Quién gestiona mejor el paro

Solbes hace la escena del sofá con Cañete, a pesar de la tensión PSOE-PP

Se enzarzaron Zapatero y Rajoy, el segundo afirmando que 'cuando gobernamos, redujimos el paro a la mitad', y el primero respondiendo que 'en la legislatura pasada se alcanzó la tasa de paro más baja en la historia de España'. Visto que por ahí quedaban en tablas, el presidente soltó la mano con 'el acto de incoherencia' protagonizado la víspera por el PP en el Senado, al 'dar su voto a ERC con tal de oponerse al Gobierno'. Corolario presidencial: 'A ustedes no les preocupa el empleo ni la situación de las familias, sino votar en contra del Gobierno', aunque sea con quienes lo hacen 'por no respetar el Estatuto de Catalunya'.

Como aperitivo tuvo Zapatero un agrio debate con Rosa Díez. Nunca hubo sintonía entre ellos, ni siquiera cuando el hoy presidente trabajaba de meritorio, por encargo de Rubalcaba, con la entonces cabeza de lista del PSOE al Parlamento Europeo. Ahora que Díez tiene su propio partido, la tensión se palpa más que si fueran adversarios de siempre. La líder de UPyD puso al Gobierno un 'enorme suspenso' en política educativa y Zapatero respondió enjaretándole hasta cinco 'ignora su señoría...'.

Para que hubiera prueba que la tensión parlamentaria raramente pasa del verbo, minutos después pudo verse a Solbes haciendo la escena del sofá con el conservador Miguel Arias Cañete. Hoy se vota el fondo de los 11.000 millones.