Publicado: 15.10.2014 14:42 |Actualizado: 15.10.2014 14:42

La dueña de FCC cerca de acordar la refinanciación de su deuda de 1.000 millones con la banca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La accionista de referencia de FCC, Esther Koplowitz, está a punto de cerrar un acuerdo con sus acreedores BBVA y Bankia para refinanciar una deuda personal de 1.000 millones de euros que desbloqueará una necesaria ampliación de capital en la constructora. "El acuerdo aún no está firmado, pero se ha llegado a un entendimiento sobre el importe de la ampliación en FCC, que será de unos 1.000 millones de euros y cinco años de carencia en la deuda de la instrumental, aunque con más garantías", dijeron fuentes conocedoras de la operación.

La ampliación de capital se debatió este miércoles en una reunión ordinaria del consejo de administración que acabó sin acuerdo, por lo que, según dijo la empresa en un comunicado a la CNMV, "se convocará una próxima sesión extraordinaria" del consejo a la que aún no se ha puesto fecha. Una de las fuentes indicó que el motivo de que no se hubiera cerrado un acuerdo en la reunión del miércoles es que "quedan algunos flecos". Con esa ampliación se va a  refinanciar una deuda de 1.350 millones de euros que actualmente tiene en títulos convertibles a un coste insostenible (intereses superiores al 16 por ciento). Tras la eventual aprobación por el consejo, el grupo tendría que convocar una junta general extraordinaria.

Si la ampliación finalmente se fija en torno a los 1.000 millones de euros y teniendo en cuenta el descuento que probablemente se fijará en los términos, Koplowitz, que actualmente controla un 50,1% de FCC a través de la instrumental B-1998, diluirá su participación por debajo del 30%.

La deuda de B-1998 con los bancos fue declarada vencida a mediados de septiembre en un contexto de desaceleración en los negocios de FCC y una suspensión del dividendo que dificultó la financiación de la deuda de Koplowitz. Koplowitz llevaba meses negociando la refinanciación del dinero invertido para controlar la mayoría de la compañía fundada por su padre.

Aunque la influyente empresaria no ha conseguido embarcar en su sociedad instrumental a nuevos inversores que solventaran los problemas de liquidez (negoció, entre otros, con el multimillonario George Soros) en el mercado se da por descontado que sí podría aglutinar participaciones afines a través de la ampliación de capital de FCC cuyos derechos venderá para poder pagar parte de su deuda personal.

El proyecto de Koplowitz, cuyo padre de origen judío-alemán vino a España en la década de 1930 y construyó su imperio constructor tras la Guerra Civil, ha atraído ya a algunos grandes inversores como el multimillonario Bill Gates, que controla un 5,7% del capital de FCC a través de un fondo de su propiedad.

FCC tiene también pendiente la refinanciación de su filial Cementos Portland, una compañía que ha sufrido la drástica caída de la construcción y cuya enajenación no es fácil, máxime después de que fondos de cobertura como Apollo o Blackstone comprasen parte de la deuda.