Público
Público

El dueño de Marsans pedirá que se anulen 30 cobros de la banca

El actual dueño de la agencia de viajes, Ángel de Cabo, pide al juez liquidarla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Hace 16 años, Rumasa hundió mi compañía. A partir de ahí, aprendí los medios legales para defenderme', recuerda Ángel de Cabo, el actual dueño de Viajes Marsans. El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, y su socio, Gonzalo Pascual, le cedieron en junio gran parte de su maltrecho imperio. De Cabo presentó el viernes ante el Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid la petición para que liquide anticipadamente Viajes Marsans, lo que podría obligar a anular operaciones y créditos de la banca y forzar a las entidades a devolver el dinero cobrado en garantías y activos del grupo. 'Hay unas 30 operaciones de bancos que podrían anularse', adelantó ayer De Cabo a Público.

'Que el juez dicte la liquidación para que se sepan las operaciones mal hechas', reclama este empresario, especialista en hacerse con compañías al borde de la quiebra.

Díaz Ferrán «no ha tenido talante para plantarse ante la banca»

En el escrito de petición de liquidación, al que ha tenido acceso este diario, se describen cuatro posibles acciones de reintegración de Banesto, Wells Fargo y JP Morgan por 239,3 millones que podrían volver a Marsans para pagar a la totalidad de los acreedores. Pero se apuntan 'otras posibles acciones de reintegración que serán comunicadas al órgano liquidador'.

'Ahora voy a tirar de la manta y poner las cartas sobre la mesa. Yo no trabajo con los bancos; los recursos propios me vienen del trabajo de años', afirma el dueño de Marsans. No culpa a Díaz Ferrán y a Pascual, pero 'estos señores no han tenido talante para plantarse ante la banca'. Y añade que 'muchos empresarios están fuera de la realidad, no saben lo que es coger el metro. Yo tengo chófer, pero soy yo el que llevo a limpiar mi coche'.

Si el juez dicta liquidar la empresa, el actual propietario perderá la gestión

Si el juez dicta la liquidación de Marsans, en concurso de acreedores (suspensión de pagos) desde junio, se anula toda propuesta de la banca para cobrar la deuda. La Ley Concursal fija también que el actual dueño de la empresa perdería la gestión, algo que ya apunta el abogado de Marsans en el escrito. En él justifica la liquidación para 'salvaguardar de la mejor manera posible los intereses de todos los acreedores'.