Público
Público

El dueño de Zara reduce el pago de Patrimonio en inmuebles que valen 1.200 millones

Amancio Ortega desmantela sus principales sicav, Keblar y Alazan

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cuando la Bolsa no da más que disgustos y la deuda pública no gusta, lo mejor es invertir en ladrillo. Es lo que ha debido pensar Amancio Ortega, el dueño del imperio Zara, ya que en el último año ha desmantelado sus principales sicav, Keblar y Alazan (sociedades de inversión para pagar el mínimo de impuestos), para meter el dinero en una sociedad patrimonial, Pontegadea Inmobiliaria. Gracias a este trasvase de inversiones, Ortega eludirá o reducirá significativamente la cuantía que tendría que pagar del Impuesto de Patrimonio por los inmuebles y terrenos que tiene valorados en más de 1.200 millones de euros.

Ha sido en julio cuando, finalmente, Pontegadea Inmobiliaria ha absorbido Alazán y Keblar. No hay datos actualizados de cuánto patrimonio inmobiliario tiene Ortega en esa sociedad, pero el último balance en el Registro Mercantil, de 2009, refleja 1.248 millones.

Todos los ricos, en general, incluyen inmuebles y otros bienes en empresas para no tener que tributar por ellos más que a través de sociedades. Si Ortega tuviera sus edificios y terrenos registrados a su nombre, tendría que pagar entre 8,4 millones de euros (aplicando el tipo efectivo de promedio del Impuesto de Patrimonio) y 30 millones (tipo nominal del impuesto). Él se lo ahorra, y las arcas públicas se quedan sin ello.