Público
Público

Duisburgo se prepara para el funeral por las víctimas del festival "Loveparade"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La ciudad alemana de Duisburgo se prepara para acoger hoy a los miles de asistentes que se espera van a asistir a los funerales por las víctimas de la "Loveparade", que presidirá la plana mayor de la política germana, una semana después de la tragedia que ha sumido al país en el dolor y la indignación.

La iglesia evangélica del Salvador, donde se celebrará el oficio ecuménico, amaneció hoy acordonada, lo mismo que los accesos al túnel donde hace una semana murieron aplastadas entre la multitud 21 personas, entre ellas las españolas Clara Zapater y Marta Acosta, y otras 500 resultaron heridas.

A la ceremonia, que empezará a las 11.00 locales (09.00 GMT) asistirán la canciller Angela Merkel, el presidente del país, Christian Wulff, y la primera ministra del "Land" de Renania del Norte-Westfalia, Hannelore Kraft, así como representantes del Parlamento y del resto de las altas instituciones del país.

El oficio será transmitido en directo desde otras 14 iglesias de la ciudad y el estadio de fútbol de Duisburgo, para dar cabida a las decenas de miles de personas que se espera lo sigan desde la ciudad, así como por las dos cadenas de la televisión pública, ARD y ZDF, y varios canales de información privados.

Una semana después de la tragedia en la más multitudinaria fiesta "tecno" del mundo, las críticas se centran tanto en la gestión del alcalde, Adolf Sauerland, como en el organizador, Rainer Schaller, al que apuntan como responsable directo de lo ocurrido los informes, aún provisionales, de la policía y la fiscalía.

Sauerland, de la Unión Cristianodemócrata Alemana (CDU) que preside Merkel, se ha negado hasta ahora a dimitir, pese a las presiones de su propio partido para que asuma las consecuencias, en tanto que responsable político de lo ocurrido en su ciudad.

El alcalde ha insistido en que no firmó la autorización de la fiesta, pero tanto desde la CDU como de su hermanada Unión Socialcristiana de Baviera (CSU) se ha recordado que eso no le inhibe de la responsabilidad.

En los medios se ha apuntado a que él se obstinó en que Duisburgo acogiera el festival, desoyendo las advertencias en contra del estamento policial y los bomberos, por considerar que ello daría proyección internacional a la ciudad.

Contra Sauerland se inició ayer mismo un proceso de destitución a solicitud de La Izquierda y el Partido Liberal (FDP), ambos en la oposición en el consistorio, pero al parecer el alcalde se aferra a su cargo, según los medios, porque está en juego su pensión.

Ni el alcalde, ni el organizador acudirán al oficio religioso, por razones de seguridad y por respeto a las víctimas, según han explicado ambos, ya que su presencia podría desatar tensiones.

Del total de 511 heridos en la tragedia, 25 siguen hospitalizados.