Publicado: 19.11.2014 13:03 |Actualizado: 19.11.2014 13:03

La duquesa de Alba permanece inconsciente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Aumenta la preocupación en torno al estado de salud de la duquesa de Alba, que permanece en el Palacio de Dueñas, su residencia sevillana, donde fue trasladada anoche desde el Hospital Quirón Sagrado Corazón de Sevilla. Doña Cayetana se encuentra en estado inconsciente tras sufrir una neumonía de la que no se ha recuperado. La duquesa está acompañada en su habitación por su marido, Alfonso Díez, y por sus hijos Carlos, Alfonso, Fernando, Cayetano, Eugenia y Jacobo.

Jacobo, que tiene su residencia habitual en Gerona, ha sido el último hijo de la duquesa en llegar al Palacio de Dueñas y lo ha hecho acompañado de su esposa Inka Martí. Los médicos no ocultan la gravedad de la situación, ya que la insuficiente respiratoria, unida a su avanzada edad -88 años- y a su delicado corazón hacen que la familia haya extremado las atenciones hacia la aristócrata. El mismo personal sanitario que la ha atendido en el hospital se ha hecho cargo de sus cuidados en su residencia.

En los exteriores del palacio se acumulan las personas y los medios que se interesan por el estado de la duquesa y se percibe la presencia de media docena de vehículos. En la puerta principal del palacio hacen guardia desde primeras horas del día una treintena de periodistas, fotógrafos y cámaras de televisión, así como una patrulla de motoristas de la policía local.

Un camión municipal llegó poco antes de las 9:00 de mañana, entró en el palacio y depositó en los jardines un cargamento de vallas, probablemente para ordenar el espacio anterior a la fachada principal del palacio porque a medida que transcurra la jornada se congregarán más informadores y curiosos.

También ha acudido al Palacio de Dueñas el confesor de la duquesa, el sacerdote Ignacio Sánchez-Dalp. La visita del sacerdote se esperaba porque además de confesor y amigo de la duquesa ejerce como capellán de la Casa de Alba en Sevilla. Antes de la llegada de Jacobo entró en el Palacio de Dueñas una furgoneta con varias botellas de oxígeno, y a la casa también ha sido trasladado material médico de la Clínica Quirón Sagrado Corazón.

En este centro fue ingresada la duquesa el pasado domingo aquejada de una neumonía que le causó una pequeña arritmia cardiaca y que sufrió inmediatamente después de haber padecido una gastroenteritis, un cuadro que provocó su traslado a la Unidad de Cuidados Intensivos de la clínica sevillana. Anoche, por expreso deseo de la familia, la aristócrata fue trasladada a su residencia habitual para continuar allí el tratamiento.