Público
Público

Duran se ofrece al PP para cuestiones económicas mientras Mas se acerca a ERC

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El secretario general de CiU, Josep Antoi Duran Lleida, se ha abierto hoy a apoyar al nuevo Gobierno del PP para impulsar medidas contra la situación de crisis en España, partido del que por contra se aleja en Cataluña después de que el president Artur Mas haya tendido la mano a PSC y sobre todo a ERC.

Tras la resaca electoral de anoche, la dirección de CiU se ha reunido esta mañana en la sede de Unió, donde Josep Antoni Duran Lleida ha recibido una felicitación unánime, tras haber conseguido vencer al PSC por primera vez en unas generales en Cataluña.

Duran se ha mostrado dispuesto a prestar su apoyo al nuevo Gobierno para impulsar medidas encaminadas a superar la crítica situación económica en España, si bien CiU "no se lanzará en brazos" del PP y hará del pacto fiscal su primera "prioridad".

La amplia mayoría absoluta obtenida por el PP a nivel estatal induce a CiU a pensar que no le conviene repetir el escenario de 2000 a 2003, cuando José María Aznar gobernaba sin necesidad de apoyos externos y además tenía la llave de la gobernabilidad en Cataluña, con un gobierno de Jordi Pujol en minoría.

El Govern que preside Mas ha retrasado todo lo que ha podido la presentación del proyecto presupuestario de 2012, para evitar que la campaña interfiriese en las conversaciones con la oposición.

Pero hoy, y de cara a los próximos días, Mas ha lanzado un mensaje de apertura al diálogo con la oposición y ha remarcado su voluntad de pedir ayuda indistintamente a PSC, ERC y PPC para aprobar los próximos presupuestos, un llamamiento al que sólo respondieron los populares para aprobar las cuentas de 2011.

Mas se ha preguntado si esta vez PSC y ERC "tendrán la tentación de dejarnos sólo en manos del PP" o bien demostrarán tener "altura de miras" y apoyarán el próximo proyecto presupuestario del Govern.

En cuanto al PP, Mas espera que no intente aprovechar su mayoría absoluta en España para "atornillar" al gobierno de la Generalitat.

Mas ha advertido a la oposición de que la grave situación de la economía obliga a unir fuerzas: "O se dan cuenta de esto o se equivocarán gravemente".

Paralelamente, el presidente de ERC, Oriol Junqueras, afirmaba que su partido volverá a "tender la mano" a CiU para que, ante la mayoría absoluta lograda por el PP en el Congreso, no tenga que depender de su apoyo en el Parlament, y le ha invitado a elegir entre "más Cataluña o más pactos con el PP".

"CiU ha ganado las elecciones en Cataluña y la suma de sus votos con los del PP representa un número de escaños muy importante, pero estamos convencidos de que la mayoría de votantes (de CiU) la han votado para que defienda el país, y en clave catalana", ha añadido.

Por su parte, la presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, ha advertido de que su partido será "exigente y crítico" con el Govern y ha recordado que CiU "no es determinante en la gobernabilidad de España", mientras que los populares sí lo son en Cataluña.

Quienes no se han pronunciado esta mañana eran los socialistas catalanes, que han convocado la reunión de su cúpula por la tarde, una reunión que se ha alargado más de lo previsto en lo que se presume un intenso debate interno.

Tras el batacazo electoral sufrido ayer, el PSC abre una etapa de debate y pugna interna por liderar el partido, a la espera de que en diciembre celebre su congreso y elija nueva dirección.

El número dos del PSC por Barcelona en las elecciones al Congreso, Dani Fernández, ya ha situado hoy a la candidata de los socialistas al Congreso, Carme Chacón, como posible líder tanto del PSOE como del PSC.

Por su parte, el alcalde de Lleida, Àngel Ros, aspirante a sustituir a José Montilla al frente del PSC, ha afirmado que no le ha gustado la campaña de su partido, mientras que otros aspirantes a liderar el PSC, que celebrará su congreso a mediados de diciembre, ya han anunciado cuándo presentarán su candidatura.

Desde ICV-EUiA, su candidato a las generales, Joan Coscubiela, ha afirmado que los resultados sitúan a la coalición en la "centralidad política", al ampliar su electorado hacia otros sectores sociales.