Publicado: 21.11.2013 17:33 |Actualizado: 21.11.2013 17:33

Los ecologistas abandonan las conversaciones con la ONU sobre el clima por falta de avances

Greenpeace y WWF han dejado la Cumbre en Varsovia como protesta por la falta de progresos en un acuerdo internacional para frenar la emisiones de gases de efecto invernadero

 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Medio millar de activistas de las principales Organizaciones No Gubernamentales (ONG), como Greenpeace y WWF, han abandonado la conferencia del Clima de las Naciones Unidas que se celebra estos días en Varsovia (Polonia), frustrados y molestos ante la falta de avances hacia un acuerdo internacional para frenar las crecientes emisiones globales de gases de efecto invernadero. Estos es algo que nunca antes había sucedido en este tipo de reuniones impulsadas por la ONU. 

Los activistas, que vestían camisetas con el mensaje "volveremos" (en referencia a la próxima cumbre del Clima de Lima en 2014), devolvieron sus acreditaciones a las autoridades de la ONU y no regresarán al recinto donde se celebra la COP19. "Nos marchamos porque no podemos expresar nuestra voz, mientras vemos que el clima se está convirtiendo en un negocio y las grandes corporaciones determinan muchos de los temas a tratar", explicó a Efe la ecologista boliviana Carmen Capriles, del Movimiento Acción Climática de ese país latinoamericano. "Las negociaciones no van a ninguna parte, mientras que el cambio climático no espera".

Otros activistas, sin embargo, decidieron permanecer en la reunión a pesar del éxodo masivo protagonizado hoy. "Nosotros no estamos de acuerdo con abandonar la cumbre, aquí estamos para buscar ideas, dar a conocer nuestro mensaje e intentar ayudar a nuestra sociedad. ¿Cómo vamos a hacer eso si no estamos aquí?", dijeron a Efe dos activistas de Puerto Rico, Alex Rivera y Amira Odeh, representantes de una organización social de jóvenes puertorriqueños. 

La decisión de las principales ONG coincide con el anuncio de Venezuela de que la próxima reunión ministerial preparatoria de la Conferencia del Clima de 2014 en Lima estará por primera vez abierta a la participación "activa y directa" de las organizaciones ecologistas y movimientos sociales. 

"Las negociaciones no van a ninguna parte, mientras que el cambio climático no espera", dice una activista boliviana

Más de 9.000 representantes de unos 195 países están reunidos en la capital polaca para una conferencia de dos semanas para trabajar hacia un tratado que se firmaría en 2015 para luchar contra el cambio climático. El pacto entraría en vigor después de 2020.

Pero las conversaciones, que acaban el viernes, se han estancado en varios asuntos, particularmente en si las naciones ricas deberían pagar a los países en desarrollo por las pérdidas que sufren por los efectos del cambio climático, y por la falta de compromisos para reducir las emisiones.

"La falta de un liderazgo significativo de otros países y gobiernos ha dado una bofetada en la cara a aquellos que sufren por un peligroso cambio climático", dijo Kumi Naidoo, director ejecutivo de Greenpeace International.

Marcin Korolec, que preside las conversaciones, fue despedido el miércoles como ministro polaco de Medio Ambiente, y la decisión de Polonia de albergar una cumbre del sector del carbón a la vez que la del clima el lunes y el martes ya había enervado a los ecologistas. Se trata de la primera vez que estos grupos ecologistas protagonizan una retirada coordinada de las conversaciones sobre el clima de la ONU.

El ministro español de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, pidió hoy durante su intervención en el plenario de la cumbre del Clima de Naciones Unidas (COP19), en Varsovia, un "compromiso global" como "única manera de avanzar hacia un crecimiento bajo en carbono".

"No sirven de mucho los esfuerzos aislados, cuando lo que requerimos es un esfuerzo global", señaló el ministro español. Arias Cañete pidió a todas las delegaciones un esfuerzo para aprobar unas directrices comunes y al menos un proyecto de reducción de emisiones a partir de 2014. Para el titular español de Medio Ambiente, un acuerdo de la comunidad internacional servirá además para reafirmar el sistema de negociación multilateral de Naciones Unidas.

"Debemos liderar un nuevo modelo de crecimiento basado en tecnologías que reduzcan emisiones, que genere valor medioambiental", recordó. "España  cumplirá con los compromisos de Kioto I. Nuestro país ha potenciado las políticas climáticas para reducir las emisiones de gases invernadero en España, a la vez que hemos creado con ello empleo".

"Somos un país responsable, también en la lucha contra el cambio climático", transmitió al pleno Arias Cañete. Como miembro de la Unión Europea, España defiende que en 2014 los países presenten compromisos de reducción de emisiones iniciales, junto con la información adecuada para poder asegurar que son transparentes, cuantificables y comparables. También se considera necesario que se establezca una fase de evaluación de los mismos, como paso previo a su inscripción en el Acuerdo que se adopte en 2015.