Publicado: 13.01.2014 17:06 |Actualizado: 13.01.2014 17:06

La economía cayó un 1,2% en 2013

El ministro reconoce ante la comisión de Economía del Congreso que la recuperación "aún es frágil". De confirmarse el dato, sería el mayor crecimiento intertrimestral en los últimos seis a&ntil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro de Economía, Luis de Guindos, avanzó este lunes que el PIB creció un 0,3% durante el cuarto trimestre de 2013, con lo que se confirma que el país está ya "ante una recuperación, aún frágil pero que es, por fin, recuperación". Sin embargo, un cálculo rápido extrapolando los datos, permite inferir que la caída media del PIB en 2013 —el dato que de verdad importa—, fue del 1,2%. La caída interanual en el cuarto trimestre de 2013 respecto al cuarto trimestre de 2012 se redujo al 0,1%.

Durante su comparecencia ante la Comisión de Economía del Congreso, en sesión extraordinaria, el titular de Economía tiró de un discurso triunfalista y recordó que ya hace unos meses que los indicadores macroeconómicos apuntaban a un cambio de tendencia. "Entonces era una previsión. Hoy es una realidad", apostilló.

Así, según los servicios del Ministerio de Economía, el crecimiento trimestral del PIB entre octubre y diciembre del pasado año alcanzará el 0,3%, un dato "mejor" que el del tercer trimestre, cuando la economía mejoró un 0,1%. De confirmarse los datos aportados por el ministro, sería el mayor crecimiento intertrimestral en los últimos seis años.

"En el tercer trimestre de 2013 la economía española dejó atrás la recesión. Hoy nos encontramos ante una recuperación, aún frágil, pero que es por fin recuperación. La mayoría de los indicadores de coyuntura que vamos conociendo señalan que la recuperación se va reforzando y permiten anticipar que el dato del PIB del cuatro trimestre será mejor que el del tercer trimestre", certificó el ministro.

Guindos anticipó que el Gobierno mejorará las previsiones de empleo contenidas en el último cuadro macroeconómico y rebajará la tasa media de paro prevista 2014 desde el 25,9% al entorno del 25% o "ligeramente por debajo". El ministro también presumió de que se mejorarán las cifras de creación de empleo en términos de contabilidad nacional, que pasarán a terreno positivo frente a la tasa del -0,2% prevista inicialmente. Según el ministro, el empleo muestra síntomas de "estabilización y ligera mejoría" desde el año 2013, lo que permitirá que el año pasado acabe con menos parados en términos de la Encuesta de Población Activa (EPA), algo que no ha ocurrido desde el inicio de la crisis.

Esta situación, tal y como ha explicado, permitirá que se pueda crear empleo neto en la primera mitad del año 2014, tanto en términos en EPA como en contabilidad nacional, lo que supone un "hecho fundamental" que pone de manifiesto que con tasas de crecimiento del 1% es posible crear empleo de forma sostenida, un hecho "inédito" en la historia reciente que no habría sido posible sin la reforma laboral. Lo que no dijo el ministro es cuánto empleo se creará; los expertos señalan que la creación de empleo será mínima: apenas un 0,5% de los 3,7 millones destruidos durante los seis años de crisis. Según el ministro, este contexto permite pensar en que el entorno más favorable del mercado de trabajo se prolongará a lo largo de 2014, lo que llevará al Gobierno a mejorar sus previsiones macroeconómicas

Los grupos de la oposición en el Congreso han reprochado al ministro de Economía el "excesivo optimismo" que ha destilado durante su comparecencia. En la Comisión de Economía de la Cámara Baja, el portavoz del ramo del PSOE, Valeriano Gómez, ha criticado al ministro por "decir que el inmenso sufrimiento de la sociedad ha sido la receta acertada". "¿Recuperación? No, hemos salido de la recesión, pero falta una enormidad para volver incluso a los niveles del inicio de la legislatura", ha añadido, refiriéndose sobre todo al paro, la deuda pública o las desigualdades. Y es que, aunque "hay algunos indicadores importantes de mejora", el exministro de Trabajo cree que "en modo alguno" es cierto el "discurso cansino y en ocasiones plagado de excesos" de la recuperación, y ha recordado que también en 2010 y 2011 parecía que se salía de la crisis con datos incluso mejores que los actuales.

El portavoz económico de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) y diputado de IU, Alberto Garzón, ha considerado "excesivo" el optimismo del Gobierno ante un crecimiento del 0,3%. "Me deja patidifuso", ha espetado al ministro, tras considerar que no se puede hablar de buenas noticias por una subida cuantitativa del PIB, sino que hay que analizar los fundamentos de dicho crecimiento. En este sentido, ha recordado que también se habló de "brotes verdes" en "otros tiempos de optimismo" sin una base de sólida y, finalmente, la economía volvió a caer.

Desde UPyD, el portavoz económico, Álvaro Anchuelo, ha reconocido que hay algunos elementos "positivos" en la economía, tal y como dice el Gobierno, aunque ha recordado al ministro que también hay otros negativos que el Ejecutivo pasa por alto, como el alto nivel de desempleo, la precariedad del nuevo trabajo, el coste del saneamiento del sistema financiero, el problema de las preferentes, la corrupción, el "enorme esfuerzo fiscal" que se ha pedido a los ciudadanos o la inestabilidad nacional, entre otras cosas.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha reconocido que no será posible saber cuánto cuesta el rescate bancario a los contribuyentes españoles hasta que finalice el proceso con la venta de las entidades financieras que aún están bajo el control del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), y no descarta siquiera que pueda ser necesario destinar más fondos a este sector. Durante su comparecencia ante la Comisión de Economía del Congreso, ha defendido la reestructuración financiera que ha articulado el Ejecutivo durante los dos últimos años, y que ha permitido conseguir un "buen cumplimiento" de los objetivos a medio plazo que se habían marcado en el Memorándum de Entendimiento (MoU).

Como ejemplo, ha mencionado la salida al mercado tanto de Banco de Valencia como de NCG Banco, cuya venta al grupo venezolano Banesco por 1.000 millones de euros constituye "la primera vez que la venta de una entidad con participación del sector público no incluye ni un esquema de protección de activos ni garantías adicionales de riesgos futuros más allá de lo ofrecido por el FROB y que conocían todos los potenciales interesados". "Además, se ha hecho manteniendo la identidad del banco, sin que haya sido absorbido ni haya habido destrucción de empleo, y desde ese punto de vista nos tendríamos que felicitar", ha añadido el titular de Economía.

Sin embargo, los ingresos obtenidos por la venta de la entidad gallega están muy por debajo de los 9.000 millones de euros que inyectó el sector público, algo que podría volver a suceder con otras entidades y por lo que los portavoces de la oposición han preguntado a De Guindos. "Veremos cuando se acabe el proceso", ha respondido el ministro, subrayando que lo importante es conseguir un "cambio sustancial en la valoración de la posición de la participación del FROB" en cada entidad para conseguir una buena venta, lo que depende de "la buena gestión y la mejora de la percepción de la economía española, que continúe subiendo".

Y es que de los 61.000 millones de euros aproximadamente que se han inyectado hasta la fecha, unos 38.000 millones han ido al llamado grupo 1 del rescate (Bankia, Banco de Valencia, Catalunya Caixa y NCG Banco). Con ese dinero, se ha "cubierto el agujero" que tenían estas entidades para "llevar luego sus ratios de capital al 9% que se exigía de media". "Pero nadie, ningún inversor, va a pagar el agujero. Van a pagar por una entidad saneada y donde se ha inyectado suficiente capital para que genere rentabilidad a futuro", ha advertido el ministro, apostillando además que "la fuente principal de retorno para cubrir esas inyecciones de capital público tiene que ser la privatización de Bankia, que es el jugador principal" y que recibió 22.000 millones.