Público
Público

La economía cayó un 0,5% en el primer trimestre de 2013, según el Banco de España

En tasa interanual la caída del PIB ha sido del 2%. El Gobierno sigue sosteniendo que "hay motivos para ver el final del túnel"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La economía española sigue cayendo por la pendiente de la recesión: el Banco de España apunta en su último boletín que en el primer trimestre de 2013 el PIB cayó un 0,5%, una caída que ya había apuntado hace escasos días el ministro de Economía y Competitividad, Luis De Guindos. Los datos son malos, pero son aún peores si se mira la tasa interanual: en el último año el bajón de la economía ha sido del 2%.

Hay quien prefiere ver la botella medio llena: la caída del PIB entre enero y marzo de 2013 ha sido inferior a la registrada en el cuarto trimestre de 2012, cuando el descenso fue del 0,8%. Sigue habiendo recesión, pero la contracción se ha suavizado algo, dicen los más optimistas. 

Ese es el mensaje que quiere transmitir el Gobierno. El secretario de Estado de Economía y Apoyo a la empresa, Fernando Jiménez Latorre, pidió este martes 'no dramatizar' las previsiones de crecimiento económico que se están barajando en los últimos días y afirmó que lo peor de la crisis ya ha pasado.

Lo cierto es que, aunque sea a menor ritmo, la demanda nacional sigue retrocediendo. Sólo crece la demanda exterior, un 0,3%, pero en este caso el crecimiento también es inferior al último trimestre de 2012. La recesión en el resto de Europa también tiene mucho que ver en esta pésima evolución. 

Frente a esta situación el Banco de España recomienda seguir por el mismo camino de la austeridad: aunque el supervisor bancario califica 'de gran intensidad' el esfuerzo fiscal, dice que 'es imprescindible que continúe para situar las finanzas públicas en una posición más saneada y poder quebrar la trayectoria alcista de la ratio de deuda pública —que alcanzó el 84,2 % del PIB en 2012—, en línea con los requisitos que establece la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera'. España tiene el défict¡it más alto de toda la UE: el 10,6% del PIB. De momento los esfuerzos exigidos por el Gobierno no están danso frutos.

Además, el Banco de España explica que, aunque la información relativa a la ejecución presupuestaria en los meses transcurridos de este año es todavía muy escasa, 'la debilidad de la recaudación en imposición indirecta y en cotizaciones sociales ilustra acerca de la dificultad que comporta la reducción del déficit público en una situación cíclica adversa'.

La destrucción de empleo también se moderó ligerísimammente: cayó a una tasa del 4,5% interanual, frente al 4,7 % del trimestre anterior, una ralentización insuficiente que habría afectado a todas las ramas productivas.

También el aumento del paro registrado se ha desacelerado, si bien la entidad cree que puede obedecer 'a una cierta intensificación del efecto desánimo tras un periodo tan prolongado de destrucción de empleo', lo que lleva a menos parados a inscribirse en los servicios público de empleo. Asimismo, el Banco de España detecta un repunte en el peso de los contratos indefinidos y un nuevo impulso de los de tiempo parcial.

El Banco de España también se felicita por la mayor respuesta de la negociación colectiva a las dificultades de las empresas, lo que ha propiciado incrementos 'prácticamente nulos' de la remuneración por asalariado en el sector privado. En cualquier caso, dice que para asegurar que la incipiente moderación salarial se traslade a los precios, y permita ganar competitividad frente al exterior, es aconsejable acelerar el proceso ya iniciado de reformas estructurales.