Público
Público

La economía china crecerá por encima del 8 por ciento hasta 2013, según el Banco Mundial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La economía de China crecerá a una media superior al 8 % anual hasta 2013, según el informe de estimaciones globales del Banco Mundial (BM) presentado hoy en Pekín y en otras ciudades simultáneamente.

La estimación del BM representa una caída en torno al 1 % interanual, pero especialistas del organismo internacional descartan que se trate de una mala señal.

"No debe tomarse como algo preocupante sino como un camino necesario para lograr índices de crecimiento sostenibles", dijo hoy a la prensa al presentar el informe el director del Grupo de Perspectivas del BM, Hans Timmer.

Sobre la presión inflacionaria que experimenta China, Timmer minimizó su impacto inmediato y señaló que "la clave del éxito chino no está en la demanda, sino en la oferta ya que el país incrementa año tras año su productividad, lo que ayudará a una evolución favorable de la economía a medio y largo plazo".

El directivo también llamó la atención sobre la necesidad de ajustar el gasto fiscal, ya que si bien las cuentas chinas están equilibradas, deben mantener un margen de maniobra considerable para hacer frente a posibles turbulencias financieras globales.

Por su parte, el economista del BM en China, Ardo Hansson, añadió que China adoptó las medidas correctas para afrontar la crisis internacional, pero ahora debería implementar más políticas de mercado que de Estado, en concordancia con las políticas macroeconómicas actuales.

En este sentido, Hansson advirtió de la necesidad de un "rebalanceo, un cambio estructural".

Consultado sobre la relación entre China y otros países emergentes de Latinoamérica como Brasil, Timmer destacó que la relación de los emergentes "excede lo meramente comercial y se perfila como un importante bloque financiero" pudiendo llegar a superar las que mantienen con EEUU o la Unión Europea (UE).

Timmer y Hansson coincidieron en la posibilidad de que el yuan, la moneda china, se convierta en referente en el mercado internacional en un plazo no mayor a 20 años aunque para ello consideran necesario una mayor apertura del mercado financiero chino.

En contraste, el panorama para países de altos ingresos y para algunos europeos permanece sombrío por los problemas relacionados con la crisis, como los altos índices de desempleo e insolvencia fiscal, entre otros factores.

El BM prevé que a medida que los países en desarrollo alcancen su capacidad instalada (infraestructura necesaria para producir), el crecimiento disminuirá de 7,3 % en 2010 a una cifra en torno al 6,3 % anual del 2011 al 2013.

Los países con altos ingresos verán bajar, por su parte, su crecimiento de un 2,7 % en 2010 a un 2,2 % en 2011 antes de remontar al 2,7 y al 2,6 % en 2012 y 2013, respectivamente.