Público
Público

Economía dice que el alza del petróleo y los alimentos ha debilitado la renta real de las familias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El alza de los precios del petróleo y de algunos productos alimenticios ha repercutido negativamente en la economía española, ha incrementado las tensiones inflacionistas y ha moderado el ritmo de expansión de la renta real de las familias.

Así lo indica el Ministerio de Economía en su última "Síntesis de Indicadores Económicos" en la que advierte de que la prolongación de las turbulencias financieras internacionales iniciadas en agosto de 2007 ha acentuado la incertidumbre entre los países más industrializados, que se ha traducido en una revisión a la baja de las previsiones de crecimiento de la economía mundial.

Recuerda que en los últimos meses de 2007, la economía española prosiguió con la tendencia de desaceleración comenzada a mediados del año, con un crecimiento del 3,5 por ciento en el cuarto trimestre y del 3,8 por ciento en el conjunto del año, una décima menos que en 2006.

Esta ralentización, añade, fue consecuencia de la pérdida de vigor de la demanda nacional, atenuada por una menor aportación negativa del sector exterior.

Respecto al futuro, Economía advierte de que los precios percibidos por los agricultores el pasado año comenzaron una senda "alcista" en el segundo semestre de 2007 que "probablemente" continuará en los próximos meses.

Asimismo, el documento afirma que varios indicadores apuntan a que la tendencia de desaceleración de la actividad en la construcción podría prolongarse en los próximos meses.

De hecho, recuerda que ha disminuido el consumo de cemento, el índice de producción de la industria constructora y el indicador de confianza del sector, lo que reflejaría la "intensificación de la tónica de debilitamiento" de esta actividad.

El departamento que dirige Pedro Solbes recuerda que el aumento de la inflación en 2007 (que se situó en el 4,2 por ciento) se debió al incremento de los precios del petróleo y de los cereales, y a los "desajustes" entre oferta y demanda de algunos alimentos a escala mundial.

Asimismo, señala que los precios de consumo de la energía siguieron una senda "fuertemente" alcista en 2007 basada sobre todo en los precios del crudo, a la par que la alimentación elaborada continuó siendo un importante foco de inflación.

Economía explica que el mercado laboral comenzó a perder vigor a finales de 2007, una situación que, según los últimos datos, prosigue en la misma línea en los comienzos de 2008.

Este comportamiento del empleo, señala, sigue la tendencia de la actividad económica, aunque con crecimientos "elevados" en 2007 (del 2,4 por ciento), a la par que se redujo "significativamente" la tasa de temporalidad hasta el 30,9 por ciento.

Economía recuerda, por otra parte, que las turbulencias financieras y la desaceleración económica "han vuelto a afectar de forma acusada al panorama internacional, perspectivas que "pueden constituir un cierto freno para los precios petrolíferos".