Público
Público

La economía de EE.UU. creció una décima más pero a un ritmo parsimonioso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La economía de Estados Unidos creció entre enero y marzo a un ritmo mayor que lo calculado inicialmente, pero menor que lo esperado por los analistas, y acompañada por una inflación más alta que la deseada, según informó hoy el Departamento de Comercio.

En su tercer cálculo, y definitivo, del producto interior bruto (PIB) para el primer trimestre de este año, el Gobierno indicó un ritmo de crecimiento anual del 1,9 %, esto es una décima más que en sus cifras preliminares.

La revisión no rectifica, sin embargo, la idea de que la primera economía mundial se desacelera.

En el último trimestre de 2010, el PIB estadounidense creció a una tasa anualizada del 3,1 %, y las cifras divulgadas hoy confirman la percepción de la Reserva Federal (banco central) de que la economía de EE.UU., casi dos años después de terminada la peor recesión en ocho décadas, sigue creciendo pero a un ritmo parsimonioso.

La mayoría de los analistas había calculado un incremento del 2 % para el primer trimestre de 2011.

Los mercados financieros iban a la baja esta mañana a la espera de las lecturas del PIB y, después que el Gobierno dio su corrección de cifras, los rendimientos subieron un poco y volvieron a caer.

Esta semana, tras su reunión de dos días, la Reserva Federal rebajó su expectativa del crecimiento económico del país para este año y el próximo, y aumentó la proyección de desempleo pero no anunció nuevas medidas de estímulo, aunque sí mantendrá los tipos de interés en niveles mínimos.

El banco central estadounidense prevé ahora que la primera economía mundial crezca tan sólo entre el 2,7 % y el 2,9 % este año, frente a una horquilla de entre 3,1 % y el 3,3 % anticipada en abril.

Sus expectativas para 2012 también son menos optimistas, al rebajar la cifra de crecimiento a entre el 3,3 % y el 3,7 %, por debajo de la franja situada entre el 3,5 % y el 4,2 % de hace tres meses.

El informe de hoy mostró que el índice de precios en gastos de consumo personal -una de las tres mediciones de inflación en EE.UU.- estuvo un 3,9 % por encima del primer trimestre de 2010, en lugar del 3,8 % que aparecía en el cálculo preliminar.

En los últimos tres meses de 2010 este índice había tenido un aumento anual del 1,7 %.

La Reserva Federal presta mucha atención a la inflación subyacente dentro de este índice, es decir la medida que excluye los precios de alimentos y combustibles, que son los más volátiles, y que muestra si la presión inflacionaria se ha extendido a otras áreas de la actividad económica.

En su ajuste de cifras, el Departamento de Comercio mostró una inflación subyacente en el índice de precios de gastos de consumo del 1,6 % durante el primer trimestre, esto es, dos décimas más que el cálculo preliminar.

Aún así, esta inflación está dentro de los márgenes que la Reserva Federal considera entre saludables y aceptables, justo por debajo del 2 % interanual.

El informe mostró, asimismo, que durante el primer trimestre de 2011 las ganancias de las empresas, antes del pago de impuestos, aumentaron un 7,8 %.

La corrección de cifras del primer trimestre refleja un déficit comercial menor que lo calculado anteriormente, y un incremento mayor de los inventarios.

Una disminución del 4,2 % en los gastos de los gobiernos de los estados federados y locales, mayor que la calculada anteriormente y la más grande desde 1981, también frenó el crecimiento del PIB.

El informe señala que entre enero y marzo el gasto de los consumidores, que en Estados Unidos representa casi el 70 % del PIB, creció a una tasa anualizada del 2,2 %.

El crecimiento del gasto de los consumidores a un ritmo anual del 4 % entre octubre y diciembre había sido el mayor desde fines de 2006.