Público
Público

La economía encara la vuelta a la recesión tres años después

La posibilidad de entrar en una depresión se hace cada vez más palpable

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

De forma popular se dice que 'recesión es cuando te encuentras a tu vecino y dice que lo han despedido. Depresión es cuando también te han despedido a ti'. Tres años después de la caída de Lehman Brothers, la posibilidad de entrar en una depresión (técnicamente cuando el PIB cae en el ciclo más del 10%) se hace cada vez más palpable.

Lo que comenzó como un problema de la banca que se había quedado sin liquidez ante la falta de credibilidad de los activos financieros que se ponían como garantía para los créditos se extendió rápidamente al bolsillo de los ciudadanos. El estrangulamiento en la liquidez se filtró hasta las capas más profundas de la economía y las pymes de todo el mundo, e incluso las grandes empresas se encontraron con el grifo del crédito cerrado para 2009.

Ese año se convirtió en el del paro en todos los países desarrollados. De una media de tasa de desempleo del 5% en los países desarrollados en 2008 se pasó a un 8% en 2009. Algunos países duplicaron su tasa respecto a 2007, como España, que pasó del 8,3% en 2007 al 18% en 2009, o EEUU, que rozó el 10% del desempleo.

La solución de los gobiernos, orquestada por el G-20, fue responder con multimillonarios planes de estímulo que dispararon los déficit y la emisión de deuda pública.

Los problemas de Grecia por el maquillaje de sus cuentas desataron entonces la desconfianza sobre los balances de los países europeos y la crisis de la deuda soberana frenó o truncó muchos de aquellos planes. La supuesta urgencia por volver al ahorro ha puesto en solfa la recuperación económica que había comenzado con vigor el primer trimestre de 2011.

Los últimos datos de la OCDE dicen que Alemania puede tener una nueva contracción de su actividad en los últimos tres meses del año, lo que frenará al resto de la UE. Los expertos dibujan ya una W para explicar la evolución que hará la economía y que puede alargar la salida del ciclo económico que comenzó aquel septiembre de 2008. En 2014, año en el que la mayoría de los países del euro habría acabado sus planes de ajuste, fijan ya varios expertos el momento de la recuperación.