Público
Público

Las economías emergentes de Europa se recuperan pero dependen de las occidentales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las economías emergentes de Europa, con Turquía, Rusia y Polonia a la cabeza, están en plena recuperación aunque sus perspectivas dependen en gran medida de la evolución de Europa Occidental, afirma hoy el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Según su informe "Perspectivas Económicas Regionales para Europa", presentado en Viena, la recuperación de estas economías se debe a la "reanimación de las exportaciones", mientras que la demanda nacional sigue "deprimida".

La economía rusa, la más grande de los países emergentes ex comunistas, se contrajo el año pasado un 7,9%, para volver a crecer este año un 4,0% y en 2011, otro 4,3%.

Turquía, por su parte, crecerá este año un 7,8%, frente a una contracción del 4,7% el año pasado.

Para 2011, los expertos del FMI prevén un crecimiento del 3,6% en el país eurasiático, cuya negociación para ingresar en la Unión Europea (UE) está prácticamente bloqueada.

El único gran país de la UE que superó la crisis del 2009 sin recesión fue Polonia, cuyo pronóstico para 2010 y 2011 es de un crecimiento del 3,4% y 3,7%, respectivamente.

Otro país relevante en la región es Rumanía, cuyo PIB se contrajo un 7,1% el año pasado, y lo seguirá haciendo este año, aunque menos, con un estimado 1,9%, antes de volver tímidamente a la senda del crecimiento el año que viene, con un 1,5%.

Ucrania, por su parte, sufrió una de las peores recesiones de Europa en el 2009, con una bajada del PIB del 15,1%, aunque se ha recuperado rápidamente, con un crecimiento proyectado para este año del 3,7%, y del 4,5% en el 2011.

Sin embargo, el FMI advierte de que nuevas turbulencias en Europa occidental "podrían afectar a los países emergentes no sólo mediante los canales de comercio y que también dañarían los flujos de capital y el crecimiento nacional de créditos, lo que mermaría más la demanda".

En ese sentido, el FMI asegura haber detectado en la región una recuperación de la demanda de nuevos créditos.

Los planes de aplicar una "consolidación fiscal creíble" podrían evitar los temores sobre la situación de la deuda soberana, que en gran parte está en manos de la banca de Europa occidental, indica el FMI.

Eso sí, el Fondo cree que la región necesita encontrar nuevos "motores de crecimiento" para no depender tanto de los flujos exteriores de capital o del crecimiento del crédito.

"El modelo de los años del auge (hasta 2008) debe cambiar hacia uno que dependa más del sector comercial como motor de crecimiento", apuntan los expertos del Fondo.