Público
Público

Con la edad se pierde marcha

Paquillo Fernández, sin fuerzas, abandona en el kilómetro 11

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Venía sin chispa Paquillo. Realmente lo había confesado el día anterior aunque nadie concediera demasiada importancia a sus palabras. Porque no es frecuente que un aspirante al podio reconozca eso. 'Espero encontrar la chispa en Berlín'.

Pero no la halló, no se encontró cómodo en ningún momento y tiró la toalla al paso por el kilómetro 11, poco después del ecuador de la prueba 'porque es que no iba', según reconoció el mismo.

Berlín recibió ayer a los marchadores con calor. En la Puerta de Brandenburgo, el mítico escenario elegido para escenificar la salida y la llegada de las pruebas de marcha y maratón se registraban 28 grados durante la prueba, los 20 kilómetros marcha, una de las señas de identidad del atletismo, desde José Marín a Paquillo Fernández. Sonreía Paquillo antes de la salida. Sobre el papel, el calor le beneficiaba.

La prueba comenzó con ritmo italiano. Justo al paso por el kilómetro uno, abrieron un hueco importante Brugnetti, Rubino y el noruego Tysse. El trío de cabeza pasó el quinto kilómetro en viente minutos justos con 14 segundos de ventaja sobre el grupo principal, en el que se veía al frente a Paquillo Fernández. En el kilómetro 10, Rubino señaló un parcial de 39:47. La diferencia con el grupo de Paquillo era en ese punto de 12 segundos.

Un kilómetro más tarde, justamente cuando pasaba por una zona del circuito en la que había aficionados españoles, el granadino lo dejó. No tenía fuerzas. El depósito estaba justo. El podio era impensable, un puesto de finalista también. Para qué seguir, debió de pensar.

'No voy, no voy', repetía. Cuando la prueba comenzaba a calentarse (el ruso Borchin, medalla de oro, recorrió la segunda mitad en 38:41), el de Guadix, tres veces subcampeón del mundo intentó meter otra velocidad. Pero a Paquillo no le quedaban marchas. Ni marcha.

Por delante se produjo un auténtico vuelco que daría a Rusia, China y México los primeros metales del campeonato. Valery Borchin, con el título mundial logrado ayer y el oro olímpico de Pekín, se convierte con sólo 22 años en el líder indiscutible de los 20 kilómetros a nivel mundial. Diez años menos que Paquillo, que ayer confirmó su salto definitivo a los 50 kilómetros.

José Ignacio Díaz fue de menos a más y terminó decimosexto con 1h22:12. Juanma Molina, sin embargo, se hundió en el puesto 24º con 1h24:00. Se esperaba más de un atleta que logró un bronce mundialista hace cuatro años. España no marchaba ayer.