Público
Público

EDF confirma a la CNMV que ha mantenido contactos con ACS sobre Iberdrola

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La compañía eléctrica francesa EDF ha reconocido hoy ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que ha mantenido conversaciones con representantes del grupo constructor y de servicios español ACS para analizar sus intereses comunes sobre Iberdrola.

En respuesta a un requerimiento del supervisor bursátil, EDF explica que los contactos con ACS tenían como objeto "analizar sus respectivos intereses en relación a Iberdrola" y puntualiza que han sido "meramente exploratorios".

El reconocimiento del gigante francés se produce después de una semana de rumores sobre un posible intento de EDF y ACS para hacerse con Iberdrola y tres días más tarde de que la constructora hiciera lo propio ante el supervisor bursátil español.

El pasado martes, 5 de febrero, la constructora que preside Florentino Pérez informó de estos contactos después de que el presidente de Banca March (propietario del 22 por ciento de ACS a través de Corporación Financiera Alba), Carlos March, confirmara en una conferencia de prensa estas conversaciones.

En su comunicación la constructora asegura que no ha concretado "ningún tipo de acuerdo" con EDF, por lo que el asunto no ha sido tratado por su Consejo de Administración.

March especificó también que ACS mantiene conversaciones "normales y abiertas" con otras empresas del sector, tanto españolas como extranjeras, y citó expresamente a Gas Natural, Repsol YPF y las alemanas E.ON y RWE.

Asimismo, la eléctrica francesa precisa hoy a la CNMV que su Consejo de Administración no ha tratado sobre este asunto.

Ayer el diario económico francés Les Echos publicó que el Consejo de EDF celebró una reunión informal en la que el presidente de la compañía, Pierre Gadonneix, dio a entender que no se puede esperar una ofensiva inmediata sobre Iberdrola.

Los detalles de la hipotética operación son confusos. Las informaciones publicadas afirman que EDF ha adquirido una participación de Iberdrola mediante derivados financieros como primer paso para lanzar una oferta junto con ACS por la eléctrica.

Después de la adquisición dividirían Iberdrola, de forma que la francesa se quedaría con Scottish Power y otros activos, y ACS fusionaría la división de energías renovables de Iberdrola y algunas de sus centrales hidroeléctricas con Unión Fenosa.