Público
Público

Eduardo Noriega espera que "En el punto de mira" le abra camino en Hollywood

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El actor español Eduardo Noriega espera que su papel en la producción estadounidense "En el punto de mira", que hoy se estrenó en Nueva York, le abra el camino para participar en nuevas películas de Hollywood.

"Hacía tiempo que quería estar en una película de Hollywood, probarme, ser capaz de estar en un proyecto con grandes actores", explicó Noriega en una entrevista a Efe antes del estreno neoyorquino del filme, al que acudió junto a sus compañeros de reparto, como Dennis Quaid, Sigourney Weaver o Forest Whitaker.

Noriega (Santander, 1973) tiene claro que se encuentra en un buen momento para darse a conocer en el mercado estadounidense gracias a esta producción de Pete Travis y también a "Transsiberian" de Brad Anderson, con la que visitó el Festival de Sundance y el de Berlín.

"Son dos películas que abrirán puertas y me permitirán acceder al mercado anglosajón, un mercado al que normalmente no tienes acceso, por lo que cuantas más puertas se abran, mejor", explicó el actor, quien, además, se mostró "ilusionado con la oportunidad de estrenar en Nueva York".

Noriega, que en "En el punto de mira" encarna a un español bajo sospecha en el intento de asesinato del presidente de EE.UU. durante su visita a la ciudad de Salamanca (España), dijo sentirse cómodo ante los nuevos "retos" que le depara su carrera y es consciente de que trabajar en Hollywood es hacerlo "en la industria más potente del mundo".

"Nunca imaginé que sería actor, ni que haría una película que tendría éxito es España y menos que rodaría en el extranjero y presentaría una película en Nueva York, por lo que cada paso lo valoro y lo aprecio muchísimo", explicó.

El actor, que se dio a conocer gracias a la ópera prima de Alejandro Amenábar "Tesis" (1996), no quiere imaginarse en la misma posición de que disfrutan en EE.UU. compatriotas suyos como Antonio Bandera, Penélope Cruz o Javier Bardem, pero reconoció que el hecho de que estén consagrados permite a otros adentrarse en Hollywood.

"Ahora mismo es muy bueno para el cine español y para los actores españoles que todo el mundo hable de Bardem y de lo buen actor que es, por ahí va a colar que piensen que también hay otros actores españoles buenos", sostuvo Noriega, y afirmó que el próximo domingo estará "delante del televisor para ver cómo Bardem se lleva el Óscar".

Noriega no quiso arriesgarse a revelar cuáles podrían ser sus proyectos más inmediatos en Hollywwod, pero sí reconoció que no tendría ningún problema en ponerse bajos las órdenes de dos neoyorquinos como Woody Allen o Martin Scorsese.

Tampoco se olvidó de que, en el caso del cine español, estaría "encantado" de que surgiera la oportunidad de trabajar con Pedro Almodóvar.

"Seguro que se plantea darme un papel en todas sus películas", bromeó, después de que se frustrara su participación en "La mala educación".

"Por supuesto que me encantaría trabajar junto a Javier Bardem o Daniel Day-Lewis", ahondó Noriega, quien tampoco escatimó en halagos hacia sus compañeros de reparto en "En el punto de mira", actores y actrices con los que ha crecido como actor.

Trabajar junto a Dennis Quaid o William Hurt ha permitido al actor español ver "a grandes estrellas, que trabajan mucho, que hacen los deberes en casa, que se preocupan por su personaje" y darse cuenta de que "nadie trabaja por inspiración divina".

Noriega compartió más horas de rodaje con Dennis Quaid, Forest Whitaker y con el televisivo Matthew Fox -estrella de "Lost"-, con quien trabó amistad tras hablar "mucho de fútbol".

Gracias a "En el punto de mira" se enfrentó a uno de los pocos papeles en los que no es el protagonista.

"Yo era el último mono en la película, algo positivo", dijo y a rodar, de nuevo, en una lengua extranjera.

"No es fácil rodar en otro idioma, porque la lengua está atada a emociones y a lugares emotivos", confesó un Noriega al que la dificultad del idioma no le echa atrás a la hora de enfrentarse a nuevos proyectos, como ya demostró rodando en francés y ahora hará al rodar, en catalán, el nuevo film del español Marc Recha.