Público
Público

Eduardo Vasco observa una redefinición del teatro clásico después de 30 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Después de treinta años de una búsqueda constante, el teatro clásico español ha encontrado en "la potencia" de los actores, en la fuerza de unos "textos magníficos" y en los escenarios para los que fue concebido las claves de una redefinición "que tiene que ver con nuestra raíces".

Es la conclusión a la que ha llegado Eduardo Vasco, director de la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC), al frente de la cual presenta desde mañana en Valladolid una nueva versión compuesta por él de "El alcalde de Zalamea", de Pedro Calderón de la Barca (1600-1681), "la pieza más conocida de teatro clásico español" junto a "La vida es sueño", del mismo dramaturgo.

"Urgía encontrar esas raíces en España, esa esencia que otros países de nuestro entorno ya hicieron en los años cincuenta, cuando nosotros andábamos pensando en otras cosas", ha manifestado Vasco (Madrid, 1968), quien desde 2001 dirige la CNTC y se ha propuesto el reto de actualizar, cada diez años, la puesta en escena de "El alcalde de Zalamea".

El corral de comedias de Almagro (Ciudad Real) fue en 2010 el punto de partida de la gira de una compañía que, entre otros objetivos, se halla inmersa en la búsqueda de "nuevos socios para la difusión de este tipo de dramaturgia", y ha puesto como ejemplo el incipiente Festival de Olmedo (Valladolid), "una cita ya imprescindible para el teatro clásico", ha dicho.

Acerca de la versión que ha elaborado para "El alcalde de Zalamea", ha defendido la sencillez de su puesta en escena debido a la existencia de un texto "bien escrito y estructurado", razón por la cual "hemos decidido contarlo de la mejor manera posible: se lo merece".

"Si a un texto ya de por sí barroco le añadimos algo, no haríamos más que enturbiar el discurso", ha precisado respecto a esa estrategia de contar una historia "lo más directa y sencilla posible".

El Teatro Calderón de la capital vallisoletana acogerá entre el 24 y 27 de febrero este montaje respecto al cual el alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, ha terciado al afirmar que muchos regidores de hoy "deberían aprender de los alcaldes clásicos".

En su caso, ha añadido, no necesita recibir lecciones como las contenidas en "El alcalde de Zalamea", ya que siempre se ha mostrado reivindicativo con los presidentes de los gobiernos central y autonómico de turno.

"El enfrentamiento con quien haga falta para defender a las personas es algo que debería permanecer grabado en el frontispicio del sillón de todos los alcaldes. Luego están los partidos que limitan su expresión de sinceridad", ha apostillado.