Público
Público

EE.UU. afirma que no hay justificación para que Irán enriquezca uranio al 20 por ciento

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Estados Unidos afirmó hoy que "no hay justificación" para el enriquecimiento de uranio al 20% por parte de Teherán, después de que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) confirmara que Irán recurrió a una segunda cascada de centrifugadoras para hacer más eficaz el proceso.

"Una vez más valida las fuertes preocupaciones de EE.UU. y de la comunidad internacional", dijo el portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Philip Crowley, al referirse a las declaraciones de Gill Tudor, portavoz del OIEA.

El organismo, con sede en Viena, confirmó hoy que Irán ha recurrido a una segunda cascada de centrifugadoras para hacer más eficaz el proceso de enriquecimiento de uranio en su planta nuclear de Natanz, a 250 kilómetros al sur de Teherán, contradiciendo las resoluciones de la ONU al respecto.

"No hay ninguna justificación para su enriquecimiento continuo (...) que ciertamente no está relacionado con el reactor médico o cualquier otro proyecto", dijo Crowley.

El portavoz reiteró que Washington está dispuesto a retomar el diálogo con Irán en el marco del Grupo 5+1 -los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (China, EE.UU., Francia, Reino Unido, y Rusia) más Alemania-, pero Teherán tiene que escoger un camino más "constructivo y cooperar con el OIEA".

"Irán debería cumplir sus obligaciones bajo el Tratado de No Proliferación; debería cooperar plenamente con el OIEA", agregó.

Crowley negó que las seis potencias hayan agotado sus posibilidades de presión ante el nuevo informe del organismo, pues recalcó que la cuarta ronda de sanciones impuesta recientemente "está teniendo su impacto".

"El informe de hoy subraya simplemente lo que todos ya sabíamos", afirmó el portavoz, en referencia a la posición de EE.UU. y de otras potencias de que Teherán está persiguiendo un programa nuclear que no es para uso civil.

El OIEA, dijo hoy Gill Tudor, portavoz del organismo, "puede confirmar que el 17 de julio, cuando los inspectores del organismo estuvieron en la Planta Piloto de Enriquecimiento (PFEP, en sus siglas en inglés), Irán estaba alimentando con material nuclear dos cascadas de 164 centrifugadoras, interconectadas entre sí".

En el informe de la dirección general del OIEA a la Junta de Gobernadores del pasado 31 de mayo, ya se resaltó que Teherán había informado al organismo, el 10 de marzo de 2010, de sus intenciones de interconectar dos cascadas en la PFEP en Natanz para usarlas en la producción de uranio enriquecido al 20%, en U-235.

Según Irán, el objetivo de estas actividades es crear el combustible para un reactor de investigación médica.

El proceso de enriquecimiento de uranio es una actividad legal, pero controvertida debido a su doble uso posible, militar y civil.

Consiste en la introducción del UF6, un gas precursor, en las llamadas "cascadas" de 164 centrifugadoras, donde a alta velocidad se separa el U-235 del U-238.

Sólo el U-235 puede ser usado para la producción de combustible nuclear o la construcción de bombas atómicas.