Público
Público

EE.UU. aumenta a 150.000 millones de dólares su inversión para salvar AIG

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno de Estados Unidos elevó hoy a 150.000 millones de dólares su inversión en la aseguradora AIG, mientras se multiplican interrogantes sobre el uso del socorro financiero aprobado hace un mes por el Congreso.

De esta forma, una sola empresa recibirá del Gobierno del presidente George W. Bush tanto dinero como el distribuido meses atrás a unos 130 millones de contribuyentes bajo un programa de estímulo económico adoptado en febrero, y que rondaron los 160.000 millones de dólares.

El Departamento del Tesoro y la Reserva Federal anunciaron que emplearán 40.000 millones de dólares adicionales para la adquisición de acciones preferenciales en American International Group (AIG), la mayor aseguradora del mundo.

La nacionalización de AIG había comenzado con 85.000 millones de dólares en septiembre, y subió a 123.000 millones de dólares en octubre.

Hoy, en un comunicado, el Tesoro explicó que "estas nuevas medidas establecen una estructura de capital más duradera, resuelve aspectos de liquidez, facilitará la ejecución del plan de AIG para la venta de algunos de sus negocios de manera ordenada, promoverá la estabilidad del mercado y protegerá los intereses del Gobierno y los contribuyentes de EE.UU."

La ayuda gubernamental a AIG en el nuevo plan consiste de un préstamo de 60.000 millones de dólares, la inversión de 40.000 millones de dólares en acciones preferenciales y 50.000 millones de dólares en capital que se usará, principalmente, para la acción de activos problemáticos, que se colocaran en dos entidades financieras separadas.

Los 40.000 millones de dólares nuevos provendrán del socorro financiero que el Congreso aprobó y el presidente Bush promulgó a comienzos de octubre, y que suma unos 700.000 millones de dólares.

A mediados de octubre, el secretario del Tesoro, Henry Paulson, dijo que una parte de este dinero, 250.000 millones de dólares, se usaría para la compra de acciones sin voto en los bancos, para que estos fortalecieran su capital y reanudaran los préstamos a individuos y negocios.

El diario The Washington Post informó la semana pasada que los bancos estaban usando más de la mitad del dinero distribuido hasta entonces, unos 163.000 millones de dólares, en el pago de dividendos a sus accionistas y de compensaciones a sus ejecutivos.

Una de las novedades del nuevo plan de nacionalización de AIG, anunciado hoy después de que la empresa anunció unas pérdidas de 24.500 millones de dólares en el tercer trimestre, es que el Gobierno restringirá las compensaciones por despidos y congelará los bonos que recibirán los 70 ejecutivos de más jerarquía en la firma.

Cuando se aprobó el auxilio financiero se ordenaron esas restricciones solo para los cinco ejecutivos de más jerarquía en los bancos intervenidos.

Simultáneamente, los medios de prensa de Estados Unidos indicaron hoy que el Gobierno de Bush, mediante modificaciones del código impositivo, ha dado 140.000 millones de dólares adicionales en beneficio fiscal a los bancos.