Público
Público

EE.UU. celebra la liberación del estadounidense detenido en Corea del Norte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno de Estados Unidos celebró hoy la liberación de un ciudadano estadounidense detenido en Corea del Norte desde el pasado enero, gracias a la intermediación del ex presidente Jimmy Carter.

"Apreciamos el esfuerzo humanitario del ex presidente Carter y saludamos la decisión de Corea del Norte a Gomes una amnistía especial y permitirle su regreso a Estados Unidos" dijo el portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Philip Crowley.

Carter llegó el miércoles a la capital norcoreana para lograr la liberación de Aijalon Mahli Gomes, un estadounidense de 30 años que en abril fue condenado a ocho años de trabajos forzados y a una multa de 600.000 dólares por entrar ilegalmente en Corea del Norte el pasado 25 de enero.

Crowley dijo en un comunicado que Estados Unidos está "aliviado" de saber que "pronto volverá a salvo para reunirse con su familia".

El portavoz estadounidense reiteró que el viaje de Carter fue de carácter "privado" y a invitación del Gobierno de Pyongyan.

Washington aceptó este viaje por los informes del delicado estado de salud de Gomes que según indicaron recientemente los medios oficiales norcoreanos intentó suicidarse el mes pasado a causa de un sentimiento de "culpabilidad" y "decepción" por la falta de acción del Gobierno estadounidense.

La salud de Gomes "enfrentaba un serio riesgo si no recibía atención inmediata en Estados Unidos" dijo Crowley.

Estados Unidos reiteró a sus ciudadanos la alerta vigente del peligro que supone viajar al país comunista "sin haber recibido un permiso explícito y una visa expedida por el Gobierno de Corea del Norte".

Esta ha sido la segunda visita a la capital norcoreana de Carter, Premio Nobel de la Paz en 2002, después del viaje histórico que realizó en 1994, cuando se reunió con el entonces líder norcoreano y padre del actual, Kim Il-sung.

Otro ex presidente estadounidense, Bill Clinton, viajó en agosto de 2009 a la capital norcoreana, donde se reunió con Kim Jong-il y logró la liberación de dos periodistas estadounidenses arrestadas en la frontera con China y condenadas a doce años de trabajos forzados.