Público
Público

EE.UU. critica al Gobierno serbio por los incidentes en su embajada en Belgrado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Estados Unidos criticó hoy al Gobierno de Serbia por los incidentes registrados en Belgrado en los que la embajada norteamericana fue asaltada por manifestantes que le prendieron fuego.

En una conferencia telefónica desde el avión US Force One en el que regresa con el presidente George W. Bush tras una gira por África, la portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino, dijo que la misión diplomática fue atacada "por matones" y que la policía serbia no hizo nada para impedirlo.

Añadió que el Gobierno de EE.UU. ha trasladado a las autoridades serbias su "preocupación y malestar" por los incidentes.

Los manifestantes serbios incendiaron una de las oficinas de la embajada mientras otros grupos atacaban edificios diplomáticos en Belgrado, donde alrededor de 150.000 personas se congregaron hoy para protestar contra la declaración de independencia de Kosovo.

Poco antes de la declaración de Perino, un funcionario del Departamento de Estado había informado sobre el hallazgo, después del ataque, de un cuerpo quemado en un sector de la embajada.

El cadáver al parecer pertenece a uno de los manifestantes, informó el funcionario, quien indicó que todo el personal de la legación diplomática está localizado, sano y salvo.

Los manifestantes también atacaron la embajada de Turquía y otras de países que apoyan la independencia de la ex provincia serbia de mayoría albanesa.

En una primera reacción al incidente, el portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Sean McCormack, afirmó que quieren asegurarse de que su embajada "se encuentra protegida", por lo que esa dependencia está "en contacto con las autoridades serbias".

El Departamento de Estado emitió hoy una advertencia a los ciudadanos estadounidenses, vigente hasta el 2 de marzo, para que ejerzan la cautela si se desplazan a Serbia, ante los incidentes de violencia contra la independencia de Kosovo.

Acerca de las protestas contra la independencia kosovar, McCormack afirmó que entienden el desacuerdo con su "decisión política".

"Hemos mantenido una línea diplomática abierta con el Gobierno serbio, y entienden claramente las razones de nuestros actos", agregó.