Público
Público

EE.UU. estudia sus opciones ante la negativa de Irak de dar licencia a Blackwater

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno de EE.UU. analiza "varias opciones" para garantizar la protección de su personal en Irak, después de que Bagdad rechazara renovar la licencia a la empresa de seguridad privada Blackwater en ese país.

El Ejecutivo iraquí comunicó el pasado 23 de enero su decisión al Gobierno de Estados Unidos, dijo hoy en rueda de prensa el portavoz adjunto del Departamento de Estado, Robert Wood.

"Obviamente hemos estado viendo planes de contingencia, pero no fue sino hasta el 23 de enero que el Ministerio del Interior iraquí informó a la Embajada en Bagdad de que no aprobará la solicitud de Blackwater para seguir operando en el país", señaló Wood.

La negativa de Irak a renovar la licencia a Blackwater no causó sorpresas en Washington, ya que el Inspector General del Departamento de Estado había advertido de esta posibilidad en uno de los dos informes que ha elaborado sobre la gestión de los contratos de seguridad privada en el país árabe.

El Gobierno de EE.UU. exigirá a Blackwater, con sede en Carolina del Norte, que "cumpla con la ley iraquí", agregó el portavoz.

Sin embargo, indicó: "estamos evaluando las implicaciones que tiene la decisión de Irak para nosotros. Estamos tratando de formular cómo vamos a proseguir".

Pero, la salida de Blackwater del país árabe no significa que EE.UU. dejará de proteger a su personal en Irak.

"Quiero dejar muy claro que haremos todo lo que sea necesario para garantizar que nuestro personal dispone de la seguridad que requiere", afirmó el portavoz.

EE.UU. cuenta con tres empresas de seguridad privada en Irak: Triple Canopy, DynCorp y Blackwater, bajo un contrato valorado en casi 2.000 millones de dólares que les adjudicó el Gobierno en 2005.

Blackwater se ha visto desde entonces involucrado en diversos incidentes en Irak, entre ellos uno ocurrido en septiembre de 2007, cuando un grupo de sus agentes disparó contra civiles que se encontraban en la plaza bagdadí de Al Nasur, causando 17 muertos y 27 heridos.

Cinco agentes involucrados en el incidente se declararon inocentes de los cargos de homicidio y aguardan juicio en Washington.

Un sexto se declaró culpable y está colaborando con el Departamento de Justicia.

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) inició indagaciones sobre el caso y el Inspector General recomendó al Gobierno que decidiera sobre la continuidad de Blackwater una vez que reciba un informe definitivo sobre los contratistas.

El contrato que la compañía tiene con EE.UU. expira en primavera.

El personal de Blackwater perdió sus privilegios de inmunidad el pasado 1 de enero, cuando entró en vigor el acuerdo que define el estatus legal de las tropas estadounidenses en Irak.