Público
Público

EE.UU. firma la Convención de la ONU sobre los derechos de los discapacitados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno de Estados Unidos firmó hoy la Convención de la ONU sobre los derechos de las personas discapacitadas, en un paso más del Gobierno del presidente Barack Obama para reincorporar su país a la esfera multilateral.

Al breve acto en la sede de Naciones Unidas asistió la asesora presidencial Valerie Jarret, una de las más estrechas colaboradoras del mandatario estadounidense, así como un nutrido grupo de activistas de los derechos de los discapacitados, entre los que se encontraba William Kennedy Smith, sobrino del presidente asesinado en 1963.

"Estados Unidos se une con orgullo a las otras 141 naciones que han firmado esta extraordinaria Convención, que es la primera convención sobre derechos humanos del siglo XXI", dijo en el acto Jarret, quien recordó que con este acto se cumple la promesa dada la semana pasada por el presidente Obama.

La asesora aprovechó la ocasión para anunciar la creación de un puesto de alto rango en el Departamento de Estado dedicado trabajar en la defensa en la esfera internacional de las personas discapacitadas.

Por su parte, la embajadora estadounidense ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), Susan Rice, destacó que los 650 millones de discapacitados del mundo son víctimas de la marginación y carecen de la atención educativa o médica adecuada.

"Estas dificultades no se hacen desaparecer con una pluma. La labor no terminará hasta que se garantice la dignidad, el valor y la independencia de todas las personas con discapacidades en el mundo", agregó.

Fuentes diplomáticas estadounidenses indicaron a Efe que la firma de esta convención es una muestra del interés de la Casa Blanca por el multilateralismo, tras los ocho años de alejamiento de Naciones Unidas de la anterior administración de George W. Bush.

La convención que firmó hoy Estados Unidos es un instrumento vinculante para los gobiernos, que deben introducir cambios en sus legislaciones referentes a mejorar y promover el acceso a la educación y al empleo a las personas discapacitadas.

Del mismo modo, deben hacer lo posible para mejorar la calidad de vida de las personas discapacitadas para que accedan a sistemas de salud adecuados, a la información y a poder movilizarse sin obstáculos físicos ni sociales.

Italia fue el primer país que lanzó la idea de una convención para los derechos de los discapacitados hace dos décadas y luego se sumó a ella el entonces presidente de México, Vicente Fox, quien reactivó la iniciativa en la ONU en 2001.