Público
Público

En todo EE.UU. millones de ciudadanos hacen largas filas para emitir su voto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Desde Delaware a las Rocosas los ciudadanos estadounidenses forman esta mañana largas filas para participar en una elección presidencial para la cual se espera una asistencia de votantes sin precedentes.

De momento, no se han reportado graves problemas con los variados sistemas de votación que existen en todo el país.

Una vez abiertos los puestos de votación en 48 estados y el Distrito de Columbia, las cadenas de televisión muestran imágenes de ciudadanos que acudieron temprano a las urnas, pero que están esperando en largas colas para votar.

Sin embargo, el candidato presidencial demócrata, Barack Obama, y su esposa Michelle, acompañados por sus dos hijas, no tuvieron que esperar demasiado cuando acudieron a sufragar en Chicago, Illinois.

El aspirante republicano a la Casa Blanca, John McCain, votará en Fénix y luego llevará a cabo los últimos actos electorales en Colorado y Nuevo México.

En varios distritos se registraron algunos inconvenientes con los sistemas de votación -que en Estados Unidos varían desde las papeletas a los votos electrónicos con pantallas de computadora- que causaron demoras en el proceso.

Dos votantes en el estado de Maryland indicaron que la espera era de casi una hora, mientras que en Virginia Beach, en Virginia, las filas se extendían por varias cuadras bajo una persistente llovizna.

En Delaware los votantes llegaron a pie, en automóviles o en bicicletas, y las filas de espera se formaron desde una hora antes de la apertura de los puestos de sufragio.

Decenas de votantes estaban ya en fila en la Escuela Tatnall, de Greenville (Delaware), cuando poco después de la apertura de la oficina se presentó a votar el candidato vicepresidencial demócrata, el senador Joe Biden.

En el momento en que se inició el proceso de votación la calle frente a la escuela tenía una fila que se extendía en ambas direcciones por casi ocho cuadras.

El diario The Observer, en Charlotte, Carolina del Norte, indicó que una hora y media después de la apertura de las oficinas electorales, los votantes esperaban de 30 a 90 minutos, y condiciones similares ocurrían en los condados vecinos de Carolina del Sur.

"Yo me imagino que esta elección será una que pasará a los libros de historia, y yo quiero ser parte de esto", dijo al rotativo el votante Mark Carter, quien llegó a la fila formada afuera de la Escuela Primaria Oakdale, en Charlotte, a las 4.40 horas locales, dos horas antes de la apertura de la votación.

En Ohio, uno de los estados que podrían decidir estos comicios presidenciales, los electores esperaban emitir su voto en una mañana soleada, y el diario Cincinnati Enquirer dio cuenta de una concurrencia sin precedentes en varios condados.

Igual ocurrió en Minnesota, donde los votantes empezaron a formar largas colas mucho antes de la apertura de las mesas.

El secretario de Estado de Minnesota, Mark Ritchie, indicó que hoy podría participar más del 80 por ciento de los electores, y quizá se supere la concurrencia del 83 por ciento registrada en 1956.

En algunos distritos del estado de Nueva Jersey, los votantes debieron usar papeletas porque fallaron las máquinas electrónicas de sufragio.

La demora en un distrito en Virginia, en cambio, se debió a que la directora de una biblioteca se durmió y se demoró la apertura de la oficina.

Aproximadamente el 50 por ciento de los millones de ciudadanos que concurra hoy a votar encontrará métodos de sufragio que son novedosos.