Público
Público

EE.UU. y Corea del Sur llegan a un acuerdo sobre el tratado de libre comercio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Estados Unidos y Corea del Sur llegaron a un acuerdo sobre el Tratado de Libre Comercio (TLC), anunció hoy el presidente estadounidense, Barack Obama, quien calificó el pacto como un "hito" por su enorme valor económico, comercial y laboral.

Dada la magnitud del mercado surcoreano y sus ramificaciones en Asia, el TLC entre los dos países es el mayor acuerdo comercial suscrito por EE.UU. desde que lanzó el tratado de libre comercio con México y Canadá en 1994.

El tratado, que debe ser ratificado por el brazo legislativo de ambos países, permitirá a Estados Unidos incrementar las exportaciones anuales de bienes en hasta 11.000 millones de dólares y sostener a al menos 70.000 puestos de trabajo, de acuerdo con la Casa Blanca.

El acuerdo fue aparentemente logrado en una reunión que mantuvieron el representante de Comercio Exterior de EE.UU., Ron Kirk, y el ministro de Comercio surcoreano, Kim Jong-hoon, en Columbia (Maryland, EE.UU.), y tras la cual el funcionario estadounidense afirmaba que los dos países "han avanzado sustancialmente" en sus negociaciones.

El acuerdo representa la primera gran incursión del Gobierno de Obama en la arena de la política del libre comercio, a la que podrían seguir, espera la Casa Blanca, otros que EE.UU. tiene pendiente de ratificar, como el TLC con Colombia y con Panamá.

Los negociadores de la primer economía y de la duodécima lograron superar los obstáculos que imposibilitaban desde hace tres años cerrar el pacto bilateral.

El acuerdo con Corea del Sur, que se cerró en 2007 bajo el Gobierno de George W. Bush, no se ratificó principalmente por las limitaciones surcoreanas a las importaciones de carne de vacuno y automóviles estadounidenses.

En la renegociación del acuerdo, ahora ambos países llegaron a un acuerdo para reducir gradualmente los aranceles estadounidenses sobre automóviles surcoreanos importados.

En concreto, acordaron que EE.UU. mantenga un arancel del 2,5% durante cinco años sobre los automóviles surcoreanos, mientras que Corea del Sur recortará inmediatamente a la mitad -del 8 al 4 por ciento- sus tarifas sobre las importaciones de vehículos estadounidenses y los eliminará plenamente en el quinto año.

El acuerdo sobre estos aranceles era crucial para conseguir el respaldo del sector automovilístico estadounidense y de los sindicatos.

El pacto de 2007 estipulaba la eliminación inmediata de los aranceles estadounidenses sobre un 90% de las exportaciones de automóviles coreanos.

El acuerdo se produce pocas semanas después de que Obama y su homólogo surcoreano, Lee Myung Bak, no lograran en la última cumbre del G20 cerrarlo.