Público
Público

EEUU aprueba por fin su plan de reforma financiera

Goldman Sachs pacta con la SEC pagar 550 millones de dólares para cerrar su denuncia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Senado estadounidense aprobó ayer, tras muchos meses de debate, la reforma financiera propuesta por Barack Obama, que inicia los que deberían ser los cambios más profundos en Wall Street desde la Gran Depresión. La norma logró 60 votos a favor, gracias al apoyo de tres republicanos, y 39 en contra. Ya sólo falta que Obama firme el proyecto la semana que viene para convertirlo en ley.

Fue un proceso complicadísimo. La Cámara de Representantes aprobó una primera versión el pasado diciembre y luego otra a principios de julio, pero no hubo un texto consensuado en la Cámara Alta hasta hace unos días. Y aun así fue necesario más regateo para llegar a un acuerdo.

La ley, un mamotreto de 2.300 páginas, amplía considerablemente el margen de intervención pública en caso de riesgo sistémico de la economía. Da poder al banco central (la Reserva Federal o Fed) para supervisar a las entidades financieras más grandes y complejas, y otorga por primera vez a los reguladores federales la autoridad para confiscar y trocear entidades financieras que estén al borde del colapso y sean demasiado grandes como para caer.

La llamada normativa Volcker, en honor del ex presidente de la Reserva Federal y ahora asesor de Obama, limitará las inversiones de riesgo de la banca y creará una Oficina de Protección Financiera del Consumidor, una agencia independiente que fijará las reglas para reducir las prácticas abusivas en los préstamos a los consumidores y la operativa de las tarjetas de crédito. Las negociaciones de último minuto y la presión de los lobbies han quitado algo de poder a la agencia.

Por otra parte, el banco de inversión Goldman Sachs anunció anoche un acuerdo con la SEC, el regulador bursátil de EEUU, para resolver la denuncia contra la entidad por fraude en la comercialización de productos financieros relacionados con activos inmobiliarios. Goldman pagará 550 millones de dólares (425 millones de euros), la multa más alta en Wall Street.