Público
Público

EEUU busca atraer inversores para el plan de activos tóxicos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Estados Unidos ofrecerá el lunes una generosa financiación a inversores privados para que ayuden a retirar de los bancos hasta un billón de dólares en activos tóxicos que están bloqueando el flujo de crédito y agravando la profunda recesión en el país.

Un funcionario dijo que el Gobierno dispondrá de 75.000 a 100.000 millones de dólares de su fondo de rescate para asociarse con inversores privados para comprar los activos tóxicos a los bancos, una decisión largamente esperada que apunta al corazón de la crisis de crédito.

Aún queda por ver si los fondos de cobertura y otros inversores se suman al plan. Muchos están preocupados por la molestia dirigida a Wall Street por parte de los legisladores que buscar recuperar el dinero de los bonos entregados por compañías rescatadas con fondos públicos.

El programa busca poner dinero del Gobierno junto a capital privado por unos 500.000 millones de dólares, o el doble de esa cantidad, con la ayuda de la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC, por su sigla en inglés), y la Reserva Federal.

Cuando el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, esbozó por primera vez la idea de asociaciones entre el Gobierno y privados en febrero, la falta de detalles llevó a una caída de los mercados por el temor de que Washington se estaba moviendo con demasiada lentitud para contener la crisis crediticia.

Ahora, el éxito del plan es visto como una prueba crítica para Geithner, quien ha estado en el cargo por menos de dos meses. El secretario informará a los medios a las 08.45 hora local (12:45 hora GMT).

Según el programa que diseñó Geithner, el Gobierno proveerá la mayor parte de la financiación para comprar activos tóxicos.

Un responsable dijo que no se necesitaba la aprobación del Congreso para lanzar el programa e indicó que los inversores no enfrentarán las nuevas restricciones al pago de ejecutivos, aunque el Tesoro tenía en cuenta la molestia de los legisladores ante la entrega de bonos por parte de compañías rescatadas.