Público
Público

EEUU congela las pensiones públicas por segundo año consecutivo

El IPC subió en septiembre un 0,1% y se sitúa en el 1,1% en tasa interanual

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los más de 55 millones de estadounidenses que cobran en la actualidad una pensión de la Seguridad Social se quedarán en 2010, por segundo año consecutivo, sin la revalorización anual derivada de la subida del precio de la vida. El escaso incremento de la inflación en este ejercicio (el IPC subió en septiembre un 0,1%, con lo que en tasa interanual asciende al 1,1%) y la bajada del año pasado son los culpables de la congelación.

Se trata del segundo año en el que no se produce el ascenso aunque en 2009, a diferencia de este año, el IPC había bajado en septiembre (mes que se toma como referencia para el ajuste) un 2,1% con respecto a 2008, con lo que, en realidad, los pensionistas tuvieron ganancias en su poder adquisitivo por primera vez desde 1975.

La actualización de este año no se aplicará debido a la fórmula recogida en la ley de ajuste de las pensiones, que se aprobó en 1975 para poner cierto orden en el sistema de la Seguridad Social ya que, hasta entonces, el Congreso decidía anualmente las subidas de las pagas por jubilación, viudedad o discapacidad. Esa ecuación establece que, para aplicar a las pensiones el aumento de la inflación, los precios deben haberse situado por encima del nivel al que estaban el último año en que se produjo la revisión. Ese año fue 2008 y desde entonces, la inflación ha caído un 0,6%.

Según datos de la Seguridad Social, 55,8 millones de personas recibían una pensión en 2008, de las que 38 millones eran por jubilación y el resto, por viudedad e incapacidad. La pensión media es de 1.200 dólares al mes.

La ausencia de revisión de las pensiones ha sentado mal a las asociaciones de jubilados. Tras conocer la noticia, Nancy LeaMond, vicepresidente de AARP, una ONG de ayuda a las personas mayores de 50 años, aseguró: 'Los mayores estadounidenses necesitan ayuda, no recortes en la Seguridad Social para reducir un déficit que ellos no han causado'.

El IPC de septiembre estuvo por debajo de lo esperado, ya que se había previsto un aumento del 0,2%.