Público
Público

EEUU intenta controlar el misil balístico norcoreano

El Pentágono envía dos destructores al mar de Japón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

EEUU movilizó ayer dos buques destructores dotados con sistemas antimisiles desde Corea del Sur ante el inminente lanzamiento de un satélite de telecomunicaciones anunciado por Corea del Norte. Washington y Seúl sospechan que se trata de una prueba balística con un misil de larga distancia con capacidad para alcanzar Hawai y Alaska.

Sin embargo, el secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, aseguró el domingo que EEUU no tiene intención de interceptar el lanzamiento del cohete norcoreano, previsto entre el 4 y el 8 de abril, ya que esto supondría desestabilizar la seguridad de la región. Los buques destructores enviados por EEUU supuestamente servirán para seguir el lanzamiento desde el mar de Japón, donde caerá la primera etapa del propulsor, según informa la agencia de noticias rusa Novosti. Japón también ha enviado dos buques equipados con antimisiles Aegis y ha aprobado el derribo del cohete en caso de que alguna pieza pueda alcanzar su territorio.

Las imágenes de los satélites estadounidenses han confirmado la presencia del misil Taepondong 2 en el campo de lanzamiento de Musudan-ri, pero Gates aseguró en el programa de televisión Fox News Sunday que EEUU sólo considerará su derribo si la prueba balística fallase y el 'misil aberrante' acabase por dirigirse hacia Hawai, algo que el Pentágono estima poco probable.

El presidente surcoreano, Lee Myung Bak, dijo también ayer que su país se opone a cualquier acción militar contra el lanzamiento del cohete que prepara Corea del Norte. Por su parte, China, principal aliado político de Pyongyang y el país más influyente para negociar la desnuclearización de Corea del Norte, también ha asegurado que se abstendrá de tomar medidas.

Las potencias internacionales quieren mantener una posición dura con Corea del Norte, pero a la vez evitar cualquier acción provocadora que pueda servir de excusa a Pyongyang para abandonar el proceso de desarme nuclear.

Corea del Norte ha amenazado con la guerra si algún país trata de derribar el supuesto satélite de telecomunicaciones, ya que esto supondría violar su derecho al desarrollo espacial, y podría optar por abandonar las 'conversaciones a seis bandas' para su desnuclearización.

Esta ronda de negociaciones se estableció en 2003 entre China, Estados Unidos, Rusia, Japón y las dos Coreas para negociar la desnuclearización de Corea del Norte a cambio de ayuda humanitaria y de petróleo.