Público
Público

EEUU demanda a Bank of America por el fraude de las 'hipotecas basura'

El Gobierno estadounidense presenta una demanda civil por valor de más de 1.000 millones de dólares (772 millones de euros)

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Estados Unidos ha presentado una demanda civil por valor de más de 1.000 millones de dólares (772 millones de euros) contra Bank Of America y sus predecesora Countrywide, adquirida en 2008, por fraude relacionado con las hipotecas 'subprime', según informó el Departamento de Justicia en un comunicado.

Esta es la primera demanda civil por fraude presentada por el Gobierno estadounidense en relación con la venta de préstamos hipotecarios a Fannie Mae y Freddie Mac.

Según la demanda, desde al menos 2007 y hasta 2009, Countrywide, y posteriormente Bank of America, implementaron un nuevo proceso de creación de préstamos denominado 'Hustle', que fue diseñado intencionadamente para generar créditos con rapidez y sin los controles de calidad necesarios.

El Gobierno añade que con este sistema generó miles de préstamos hipotecarios residenciales 'fraudulentos y en algunos casos defectuosos' vendidos a Fannie Mae y Freddie Mac que posteriormente quebraron, provocando más de 1.000 millones de dólares en pérdidas e innumerables ejecuciones hipotecarias.

'La conducta fraudulenta recogida en la demanda de hoy fue descarada en su alcance'

El fiscal general de Manhattan, Preet Bharara, destacó que por sexta vez en menos de 18 meses la oficina se ha visto obligada a presentar una demanda contra un gran banco estadounidense por 'prácticas hipotecarias irresponsables' en el periodo previo a la crisis financiera.

'La conducta fraudulenta recogida en la demanda de hoy fue espectacularmente descarada en su alcance. A través de un programa acertadamente llamado 'the Hustle' (el chanchullo en inglés coloquial), Countrywide y Bank of America generaron préstamos desastrosamente malos y los contribuyentes tuvieron que pagar la cuenta', agregó.

La crisis fagotizó a los Gobiernos de cuatro de las cinco grandes potencias europeas pero, paradójicamente, muchos de los poderosos banqueros considerados responsables de la crisis siguen ocupando sus puestos.

El mismo Departamento de Justicia de EEUU anunció en septiembre del año pasado que no imputaría cargos al banco Goldman Sachs (GS) ni a sus ejecutivos en una investigación por fraude financiero abierta tras un informe del Senado de 2011. Este texto sacó a la luz denuncias de prácticas indebidas durante la crisis, como el engaño de las subprimes.