Público
Público

EEUU duplica la estimación de crudo vertido por el pozo de BP

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un grupo de científicos del Gobierno estadounidense elevaron al doble su estimación del volumen de crudo que mana de un pozo dañado en el golfo de México, mientras la petrolera británica BP lucha por contener la fuga.

Las noticias de que el volumen de flujo sería de hasta 40.000 barriles diarios (6,36 millones de litros) se conoció tras el cierre de los mercados financieros estadounidenses.

Las acciones de BP Plc cerraron con una caída del 6,65 por ciento en Londres, a 365,50 peniques, mientras que en Nueva York rebotaron desde mínimos de 14 años y cerraron con un alza del 12,3 por ciento, a 32,78 dólares.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha invitado al presidente de BP, Carl-Henric Svanberg, a reunirse con él el miércoles para discutir el derrame, informaron el jueves en la Casa Blanca.

BP enfrenta una presión cada vez mayor del Gobierno estadounidense y el jueves el primer ministro David Cameron dijo que Reino Unido está lista para ayudar a la compañía británica a lidiar con el derrame.

Durante una visita a Afganistán, Cameron declaró que conversará con Obama sobre el asunto en los próximos días. Es la primera vez que Cameron habla en público acerca del desastre en el golfo de México.

México también entró en la discusión. El crudo procedente del pozo de BP podría alcanzar las costas del vecino país en diciembre, y el secretario de Medio Ambiente mexicano dijo a Reuters que se está evaluando cómo demandar a la compañía por cualquier daño ambiental que se produzca.

para tratar de capturar el petróleo que comenzará a moverse hacia el sur cuando las corrientes marinas cambien en octubre.

El derrame, que ya es el peor de la historia de Estados Unidos, bien podría ser mucho mayor que lo que muchos pensaban.

Unos científicos estadounidenses dijeron el jueves que entre 20.000 y 40.000 barriles diarios (3,2 millones y 6,4 millones de litros) de petróleo fluyeron del pozo antes del 3 de junio, cuando robots operados por BP cortaron un ducto que permitió colocar encima de la boca un artefacto de contención.

El secretario de Interior de Estados Unidos, Ken Salazar, declaró el miércoles ante un comité legislativo que el corte del ducto podría haber incrementado el flujo entre un 4 y un 5 por ciento.

Considerando la estimación máxima de 40.000 barriles diarios, el pozo dañado podría haber vertido hasta 2 millones de barriles (317 millones de litros) de crudo desde que se averió el 20 de abril, lo que equivale a ocho veces el derrame del buque Exxon Valdez en aguas de Alaska en 1989.

BP dice que ha recogido 73.324 barriles (11,7 millones de litros) de crudo desde que instaló el sistema de contención.

La nueva estimación podría tener consecuencias financieras.

"Cualquier multa de una EPA (iniciales en inglés de Agencia de Protección Ambiental) será en base a barriles vertidos, por lo que las nuevas cifras no serán buenas para la compañía que sea responsable", dijo un analista del sector petróleo que pidió no ser identificado.

Bajo la ley de Aguas Limpias, BP y otros podrían exponerse a multas de hasta 4.300 dólares por cada barril vertido en las aguas del Golfo de México, de acuerdo a expertos legales y documentos oficiales.

La amplitud del rango de estimación se debe a la dificultad de estimar una fuga que está a 1.600 metros de profundidad y a la que sólo se puede acceder por medio de robots operados remotamente.

BP señaló que estaba capturando una mayor cantidad del torrente de petróleo que ha estado fluyendo desde el fondo del mar tras la explosión del 20 de abril en la plataforma que mató a 11 trabajadores y desencadenó el desastre.

En otra señal de propagación de la mancha, concentraciones más densas de petróleo comenzaron a bañar las costas de Florida, donde hasta ahora sólo habían llegado bolas de alquitrán relativamente pequeñas.

El Gobierno de Obama mantuvo los ánimos al rojo vivo al referir que garantizará que la energética pague todos los daños y los costes de limpieza de la mancha de petróleo.

El derrame afecta 190 kilómetros de la costa estadounidense del Golfo de México, incluyendo refugios de vida salvaje en Luisiana e islas en Misisipi y Alabama. Además, amenaza las multimillonarias industrias de pesca y turismo de la región.

En Reino Unido, líderes comerciales instaron al Gobierno a defender a BP, el mayor pagador de dividendos entre las firmas británicas que cotizan en bolsa, contra las amenazas de Estados Unidos de expandir la responsabilidad de la energética por el derrame y presionar para que suspenda el pago trimestral a sus accionistas.

En una visita a Kabul, Cameron dijo que "esta es una catástrofe ecológica. BP necesita hacer todo lo que pueda por lidiar con la situación y el Gobierno de Reino Unido está listo para ayudar".

"Entiendo completamente la frustración del Gobierno estadounidense. Lo más importante es intentar mitigar los efectos y llegar a controlar el problema. Es algo que discutiré con el presidente estadounidense la próxima vez que hablemos", agregó.

El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, dijo que no cree que el derrame de petróleo de BP afecte las relaciones entre Estados Unidos y Reino Unido.