Público
Público

EEUU escuchó "democracia" cuando el rey reiteró su "lealtad" a Franco

En noviembre de 1975, la embajada norteamericana en Madrid reportó a Kissinger un exhaustivo "análisis de contenido" de la primera intervención del sucesor del dictador. Los diplomáticos vieron entre líneas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El futuro de España en diez frases en las que, entre líneas, las autoridades norteamericanas leyeron las palabras 'democracia' y 'pluralismo'. Los miembros de la embajada de EEUU en Madrid analizaron con lupa el contenido del primer discurso de Juan Carlos de Borbón tras la muerte del dictador Francisco Franco (leer la intervención íntegra). Hicieron un 'análisis de contenido' habitual hoy en día, pero completamente inusual aquel día de 1975 en el que el entonces príncipe se subió a la tribuna del Congreso de los Diputados para convertirse en rey.

Fue una intervención clara y nítidamente franquista la de ese 22 de noviembre -dos días después del deceso de Franco-. 'Con respeto y gratitud quiero recordar la figura de quien durante tantos años asumió la pesada responsabilidad de conducir la gobernación del Estado. Su recuerdo constituirá para mí una exigencia de comportamiento y de lealtad para con las funciones que asumo al servicio de la patria', dijo entonces el monarca.

Las autoridades diplomáticas norteamericanas percibieron, en cambio, un cierto 'cambio evolutivo' en sus palabras, según se desprende de la información enviada desde la embajada estadounidense en Madrid al entonces secretario de Estado Henry Kissinger, que ha sido recopilada por Wikileaks y a la que ha tenido acceso Público. Porque en esa primitiva nube de tags que remitieron a Washington desde la capital española, las autoridades mencionadas vieron invocado 'un enfoque democrático y plural para el futuro' de la política española. Pero en el documento se destaca que los términos 'libre' y 'libertad' fueron empleados dos veces por el rey, mientras que la 'aceptación de la herencia de Franco' se repitió en el doble de ocasiones.

El análisis, en todo caso, no fue de palabras. 'Nos hemos basado en la frecuencia relativa de los temas sobresalientes en lugar de en palabras, porque las palabras por sí solas a menudo significan cosas distintas en contextos diferentes', explican los diplomáticos norteamericanos en el texto remitido al departamento de Kissinger. Además, destacan que a lo largo del discurso 'el rey puso de manifiesto un sentido del deber para con España y su gente'.

El ránking de asuntos lo encabezan los relacionados con la participación ciudadana, si bien los diplomáticos norteamericanos reconocen en su informe que el rey 'nunca utilizó las palabras democracia o pluralismo'. Dentro de esa temática engloban hasta diez menciones, entre las que puede destacarse, por ejemplo, la cita de Juan Carlos de Borbón cuando dijo que una 'sociedad libre y moderna requiere la participación de todos en los foros de decisión, en los medios de información, en los diversos niveles educativos y en el control de la riqueza nacional'.

Le sigue el tema de la 'unidad', con nueve referencias como 'debemos trabajar juntos', o 'juntos podremos hacerlo todo si a todos damos su justa oportunidad'. El mismo número de menciones registraron sobre el asunto de la 'llegada del cambio' y de la 'nueva España'. Los diplomáticos estadounidenses destacaron frases como 'nuestro futuro se basará en un efectivo consenso de concordia nacional', o 'el futuro será nuestro'. A renglón seguido mencionan la idea de la 'justicia social' que se repite hasta siete veces ('no queremos ni un español sin trabajo'), seguido del 'respeto a las leyes', la 'restauración de la democracia', la idea de 'España como parte de Europa' o el tema de las 'aspiraciones regionales', que se reiteran hasta en cuatro ocasiones cada una.