Público
Público

EEUU establece nuevo foco en tratamiento en lucha contra el sida

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Andrew Quinn

Estados Unidos fijó el martes unanueva dirección en su campaña global contra el sida, alenfatizar que los fármacos para tratar el VIH pueden prevenirnuevas infecciones y permitir lograr la meta de "una generaciónlibre de sida", dijo la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

Clinton, que dio a conocer las nuevas prioridades delprograma global contra el sida iniciado en el 2003, manifestóque los tratamientos farmacológicos, combinados con nuevosesfuerzos por detener la transmisión del VIH de madre a hijo yel efecto preventivo de la circuncisión masculina voluntaria,habían cambiado el plan de lucha contra el sida.

"Crear una generación libre de sida nunca ha sido unaprioridad política para el Gobierno de Estados Unidos... hastahoy", dijo la funcionaria en un discurso en los InstitutosNacionales de Salud en las afueras de Washington.

"Este objetivo hubiera sido inimaginable apenas hace unosaños", añadió Clinton. "Si bien la línea de llegada no está ala vista, sabemos que podemos alcanzarla porque ahora conocemosel camino que tenemos que tomar", expresó.

Estados Unidos, a través de su Plan Presidencial deEmergencia para el Alivio del Sida (PEPFAR por sus siglas eninglés), ha canalizado miles de millones de dólares para lalucha contra el VIH/sida, que ha infectado a más de 60 millonesde personas y causado la muerte de casi 30 millones desde suaparición, en 1981.

PEPFAR ha sido el principal factor en la respuesta globalal VIH. En el 2010, casi 16.000 millones de dólares sedestinaron a la lucha contra el VIH en países de bajos ymedianos ingresos, según el programa de Naciones Unidas contrael VIH/sida llamado ONUSIDA.

Se estima que para el 2015 se necesitarán al menos 22.000millones de dólares para combatir la enfermedad, ayudar aevitar 12 millones de nuevas infecciones y 7,4 millones demuertes más en la próxima década.

Se han logrado grandes avances en la prevención de latransmisión vertical del VIH -de madre a hijo-, integrandoesfuerzos en prevención y tratamiento, con mayores programas desalud para evitar infecciones, mantener a los niños saludablesy ayudar a las madres a dar a luz de una manera segura.

La circuncisión masculina voluntaria también ha demostradoreducir el riesgo de contagio heterosexual más del 60 porciento, y desde el 2007 más de 1 millón de varones se hancircuncidado voluntariamente.

Pero los tratamientos farmacológicos parecen ser los másprometedores. Una serie de estudios realizados el año pasadodemostraron que los medicamentos usados para tratar el VIHtambién pueden disminuir drásticamente el riesgo de nuevainfección en las parejas heterosexuales.

Esto ha incentivado el debate sobre si el dinero paraluchar contra el sida es mejor gastado cuando se emplea enfármacos o en programas de prevención tradicionales, comopreservativos, asesoramiento, pruebas y educación.

Clinton dijo que la respuesta es clara: "Si tomamos unpunto de vista abarcador de nuestro enfoque de la pandemia, eltratamiento no descarta la prevención, se le suma".

"Por lo tanto, terminemos con el viejo debate tratamientoversus prevención e incluyamos al tratamiento como prevención",añadió.

MAYORES BENEFICIOS, MENORES COSTOS

Con alrededor de 34 millones de personas viviendo con VIHen todo el mundo en la actualidad, el nuevo énfasis de EstadosUnidos en el tratamiento podría resultar costoso, pero Clintonseñaló que el costo por paciente se redujo drásticamente debidoa la existencia de fármacos genéricos para tratar el sida enmuchos países pobres.

"En el 2004, el costo para PEPFAR para brindar ARV(antirretrovirales) y servicios a un paciente promediaba los1.100 dólares anuales; hoy está en 335 dólares y bajando", dijoClinton. "Seguir reduciendo estos costos es un desafío paratodos nosotros", agregó.

Clinton indicó que todavía más personas contraen el virusanualmente de los que comienzan el tratamiento, pero queaumentando las estrategias de "prevención combinadas" en lospaíses más perjudicados podría disminuir la tasa mundial denuevas infecciones entre un 40 y un 60 por ciento.

El director de PEPFAR, Eric Goosby, dijo que la combinaciónde intervenciones podría ayudar a que el mundo cruce el umbralclave en que el tratamiento supere a las nuevas infecciones enlos próximos años.

"En momentos en que las personas están generandocuestionamientos sobre el papel de Estados Unidos en el mundo,nuestro liderazgo en salud global les recuerda quiénes somos yqué hacemos", dijo Clinton haciendo referencia a las críticasen medio de la crisis financiera mundial.