Público
Público

EEUU estudia demandar a las agencias de rating

La SEC busca cómo probar malas prácticasen la calificación de las hipotecas basura

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El regulador de los mercados financieros de EEUU, algo así como la Comisión Nacional del Mercado de Valores, (SEC en sus siglas en inglés) está estudiando si presenta una demanda contra las agencias de rating por su implicación en la crisis de las hipotecas subprime que estalló en 2008, según publicó ayer el diario estadounidense The Wall Street Journal.

Los investigadores de la SEC estaría tratando de conseguir pruebas contundentes para probar el papel de las agencias de rating en el diseño y el marketing de los sofisticados productos financieros que se utilizaron para comercializar las hipotecas basura.

Aríztegui, confiado en que Bankia y Banca Cívica cotizarán en julio

Además de contra las agencias de rating, la SEC estaría también buscado pruebas que conectaran a estas con los bancos que comercializaron esos productos financieros, como JP Morgan, Citigroup, Morgan Stanley, Bank of America's Merrill y UBS AG.

Tanto las investigaciones de la SEC como las de la comisión de crisis del Congreso de EEUU han reprobado, más moralmente que otra cosa, a lo largo de los últimos años el papel de las agencias de rating, por haber servido más a los intereses de los bancos clientes que a su deber de calificar con independencia los productos financieros. Pero han sido incapaces de probar esas malas prácticas.

Las agencias de rating, por su parte, han pasado el último año resolviendo extrajudicialmente las demandas privadas que se han presentado en EEUU contra ellas. Y hay abiertas demandas en varios estados de EEUU y en distintos países europeos, entre ellos España, donde el proceso está a la espera de que el fiscal Anticorrupción se pronuncie.

El supervisor tendrá que decidir si abre un expediente a la familia Botín

Según The Wall Street Journal, JP Morgan y el resto de bancos implicados en esta investigación estarían valorando la posibilidad de llegar a un acuerdo privado con la SEC, como ya hiciera el año pasado Goldman Sachs, que fue acusado de fraude por la SEC, pero resolvió la cuestión abonando 550 millones de dólares.