Público
Público

EEUU frena en seco el desplome de su economía

Las empresas mejoran sus beneficios el 5,7% respecto al primer trimestre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El PIB de Estados Unidos ha abierto el paracaídas y ha logrado frenar su caída libre. El Departamento de Comercio confirmó la previsión adelantada el 31 de julio: la economía cayó en el segundo trimestre un 1% frente al 6,4% del trimestre anterior.

Pero aunque la cifra sea igual a la prevista, la confirmación es ligeramente mejor, al menos desde el punto de vista del actual sistema económico, debido a que han cambiado algunos indicadores.

Entre ellos figura el comportamiento de las existencias, o evolución de la producción que permanece en los almacenes sin venderse. Estas se redujeron en 159.200 millones de dólares en el segundo trimestre, frente a los 113.900 millones del primero y los 37.400 del anterior, lo que muestra que se están agotando y obligará a las empresas a aumentar la producción.

En cuanto al consumo, que supone dos tercios del PIB de EEUU, el Departamento de Comercio esperaba una caída del 1,2% en su previsión de julio, pero en la actualización el descenso se moderó hasta el 1%. Si bien tampoco es un dato magnífico, los expertos ven con buenos ojos esa moderación y la atribuyen al buen funcionamiento de los programas de ayuda del Gobierno, como el Plan Renove para los coches o la exención de impuestos para compra de primera vivienda.

La revisión del PIB desmiente, además, los malos augurios de algunos analistas de Wall Street, donde se esperaba una caída del 1,5%. La contracción de la economía, no obstante, fue menor sobre todo gracias al gasto y las inversiones públicas, que subieron un 11% y a la mejora de las exportaciones.

Se trata del cuarto trimestre consecutivo de decrecimiento desde la Gran Depresión y, comparado con hace un año, el PIB estadounidense se ha contraído un 3,9%.

Pese a la mala situación económica, las empresas mejoraron sus beneficios, que en el segundo trimestre alcanzaron los 67.600 millones de dólares, antes de impuestos; es decir, un 5,7% más que el trimestre anterior, el aumento más rápido en los últimos cuatro años.