Público
Público

EEUU insta a Europa a fortalecer la capacidad de respuesta ante la crisis de la deuda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La crisis de la deuda soberana en Europa y la ralentización de la economía mundial centrarán del debate de la próxima cumbre del G7 que se celebrará en Francia, a partir del viernes, informó hoy un funcionario del Tesoro de EEUU.

"Europa debe tener la capacidad para movilizar la financiación necesaria de manera rápida, eficiente y a una escala apropiada a los desafíos que enfrenta", dijo hoy esta fuente en una conferencia telefónica con reporteros, con los que habló bajo la condición de anonimato.

El secretario del Tesoro EEUU, Timothy Geithner, viaja mañana ra Marsella, donde se celebrará este fin de semana el encuentro de los responsables de economía de las siete principales economías mundiales.

Geithner mostrará su apoyo a los esfuerzos tomados por las autoridades europeas para controlar la crisis de la deuda, especialmente el reciente acuerdo de reforma del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF, por sus siglas en inglés) que otorga a este órgano de más recursos para frenar la crisis de la deuda.

El funcionario estadounidense indicó que EEUU instará a Europa "a tomar acciones decisivas para construir un cortafuegos que impida el contagio a otras economías".

El control de la crisis de deuda en Europa es "importante para la salud de nuestra economía", aseguró.

Durante el encuentro, también buscarán soluciones a la ralentización de la economía mundial, que pone en entredicho la recuperación.

EEUU llevará a la reunión, como es habitual, su propuesta de que China deje ajustarse a su moneda, el yuan, más rápido de lo que hace en la actualidad para ayudar a solucionar desequilibrios globales.

La fuente del Tesoro indicó que estaba previsto que se discutiese en la reunión de Marsella la situación de transición política en las economías de Oriente Próximo, y que se espera la asistencia de un representante libio.

El G7, el grupo de las siete economías más industrializadas, está formado por Estados Unidos, Canadá, Japón, Alemania, Reino Unido, Italia y Francia.