Público
Público

EEUU insta a Filipinas a firmar la paz con el FMLI en 2010

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La secretaria norteamericana de Estado, Hillary Clinton, dijo hoy que la presidente filipina, Gloria Macapagal Arroyo, tiene la oportunidad de firmar la paz con el Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI) antes de que concluya su mandato, en junio del año próximo.

Clinton destacó la importancia de que el acuerdo definitivo con la principal organización musulmana en armas de Filipinas se cierre pronto porque cuando se produzca el cambio de Gobierno habrá que empezar de nuevo.

"Cuando la gente tiene el ánimo adecuado y está dispuesto a hacer la paz, no hay que dormirse, no hay que descansar hasta que se ha alcanzado el objetivo", señaló Clinton, en un foro con estudiantes en Manila.

Las negociaciones de paz entre el Gobierno y el FMLI se estancaron en agosto de 2008, cuando la Corte Suprema suspendió un acuerdo alcanzado por ambas partes para estudiar si era ilegal, como habían denunciado particulares ante la institución.

Ante la decisión judicial, elementos del FMLI atacaron en represalia poblaciones de mayoría cristiana en Mindanao (sur) y causaron más de un centenar de muertos y cientos de miles de desplazados.

Los equipos negociadores de ambas partes han retomado los contactos en Malasia, país que sirve de mediador desde principios de esta década.

Clinton añadió que en sus conversaciones con Macapagal Arroyo la vio "muy preparada" para tomar las decisiones necesarias en pos de la paz.

La jefa de la diplomacia estadounidense llegó la víspera a Manila para revisar la cooperación bilateral, incluida la militar, y volverá hoy a Singapur, adonde volará mañana el presidente de EEUU, Barack Obama, para participar en la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC).

Fundado formalmente en 1984, el FMLI cuenta con unos 12.000 militantes, muchos de los cuales combaten al Ejército pese al alto el fuego en teoría vigente desde 2003.

El viejo conflicto musulmán en Filipinas ha causado 120.000 muertos y cerca de dos millones de desplazados en Mindanao en los últimos 35 años.