Público
Público

EEUU investiga si Standard & Poor's calificó al alza bonos antes de la crisis

El Gobierno cuestiona la credibilidad del proceso de evaluación de la deuda de la compañía neoyorquina

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Departamento de Justicia de EEUU investiga a la agencia de calificación Standard & Poor's para determinar si calificó al alza, por su propio interés, bonos hipotecarios antes de la crisis económica desatada a finales 2007, según revela el diario The New York Times.

La investigación empezó antes de que Standard & Poor's degradara este mes la deuda estadounidense de AAA a AA+,asegura el diario estadounidense citando fuentes conocedoras de la investigación.

No obstante, la operación avivará la polémica por la situación económica que vive el país, que todavía no acaba de despegar, a lo que se suma una tasa de desempleo por que supera el 9% y un gran monto de deuda soberana.

Tras la rebaja de la calificación, algunos legisladores y miembros del Gobierno cuestionaron la credibilidad del proceso de evaluación de la deuda de la compañía neoyorquina y la competencia de sus analistas, alegando que habían errado en sus cálculos sobre la deuda.

El Departamento de Justicia indaga acerca de situaciones en las que analistas de la compañía querían darle una calificación menor a los bonos hipotecarios pero podrían haber sido desautorizados por los ejecutivos de Standard & Poor's, indicaron las fuentes al diario.

Si el Gobierno encuentra suficientes evidencias que apoyen el caso, que aparentemente sería un caso civil, podrían dañar la tradicional imagen de la compañía que asegura que sus analistas actúan independientemente.

No está claro si la investigación del Departamento de Justicia también incluye a las otras dos principales agencias de calificación Moody's y Fitch, o solo a Standar & Poor's.

Standard & Poor's ya estaba bajo la lupa del regulador bursátil estadounidense, la Securities Exchange Commission (SEC), que investigaba la forma en que la agencia de rating realizó la rebaja de la deuda pública de EEUU, primera en la historia de ese país, y determinar si personal de la calificadora filtró datos relevantes o confidenciales a terceros para su beneficio.

El pasado mes de febrero, una decena de abogados presentó una querella  criminal contra las grandes tres grandes agencias de calificación (Moody's, Standard & Poor's y Fitch) por intentar 'alterar los precios en los mercados' en beneficio propio y de sus clientes con un grave perjuicio económico para el erario público y los pequeños ahorradores.

De momento, la querella sigue viva a pesar del informe entregado al juez por la Fiscalía Anticorrupción, que es partidaria de archivarla de forma inmediata y sin ninguna investigación.

Esta querella, pionera en la Unión Europea, bebe de iniciativas análogas que en EEUU han liderado fiscales.