Público
Público

EEUU inyecta más de un billón de dólares en los mercados

La Reserva Federal comprará masivamente bonos para abaratar el crédito

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Reserva Federal de Estados Unidos (la Fed) ha vuelto a sorprender con el anuncio de que inyectará 1,15 billones de dólares (alrededor de 850.000 millones de euros) en los mercados de crédito para reanimar la economía. De esa cantidad, 300.000 millones de dólares se destinarán a comprar bonos de Tesoro a largo plazo. Esta decisión, que cogió desprevenidos a los analistas, tirará hacia abajo de los tipos de interés que se pagan por los bonos gubernamentales (de hecho, ayer mismo el mercado ya recogió esta tendencia) y, en consecuencia, abaratará los créditos que están vinculados a su evolución.

Según los expertos, los principales beneficiarios serán las empresas que necesiten financiarse con emisiones de títulos (que les saldrán más baratas) y también algunos préstamos al consumo.

Adicionalmente, la Reserva Federal, que es el banco central de Estados Unidos, anunció la compra de titulizaciones hipotecarias por valor de 750.00 millones de dólares y de deuda de las agencias Freddie Mac y Fannie Mae por otros 100.000 millones . Estas iniciativas son menos novedosas (ya se habían anunciado adquisiciones de este tipo de activos en otras ocasiones) y tienen por objeto aliviar la situación del mercado hipotecario estadounidense.

Las medidas se incluyen dentro del catálogo de decisiones heterodoxas que la Fed se ve obligada a tomar para mejorar la situación de los mercados de crédito, una vez agotada la tradicional vía de rebaja de los tipos de interés oficiales. Los tipos de referencia están ya en una banda de entre el 0% y el 0,25%, y la Reserva Federal confirmó ayer que seguirán en ese tramo.

La industria financiera del Reino Unido deberá incluir el factor riesgo en sus estructuras salariales para limitar el pago de incentivos a operaciones de éxito a largo plazo, informa Lourdes Gómez desde Londres. La Autoridad de los Servicios Financieros (FSA, en sus siglas inglés), que ayer presentó su propuesta de reforma, reconoce que la extendida cultura de incentivar con primas elevadas a altos ejecutivos fomentó la toma de posiciones de alto riesgo.