Público
Público

EEUU moviliza el 4% de sus reservas estratégicas de petróleo

Obama recurre al bombeo de barriles para bajar los precios en plena precampaña electoral

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Estados Unidos llevaba meses barajando la idea de influir en los precios del petróleo vendiendo una pequeña parte de su reserva estratégica de crudo. Lo incluyó incluso en la propuesta de presupuesto para 2012. Las malas perspectivas económicas, confirmadas el pasado miércoles en el último análisis de la Reserva Federal, Fed, motivaron finalmente la decisión de vender hasta 30 millones de barriles e incluso hacer más si fuera necesario.

Ya en marzo, el Gobierno de Barack Obama estaba pensando en recurrir a la reserva para calmar las tensiones inflacionistas, aunque no acababa de decidirse. La medida sólo se ha usado en momentos delicados, como en 2007 y en 2005 de anticipación ante los huracanes Katrina y Gustav, o en 1991 por la guerra del Golfo. La venta anunciada ayer corresponde a poco más del 4% de la reserva.

'Hemos tomado esta medida en reacción a las alteraciones del suministro en Libia y otros países y su impacto sobre la recuperación económica mundial', declaró el secretario de Energía, Steven Chu.

La iniciativa de Obama se debe a una serie de factores, además de las malas perspectivas económicas para este año, peores que las anticipadas, y los eventos en Oriente Próximo. Influye también la precampaña electoral que ha empezado muy fuerte, y la idea, que recogía el informe de la reserva estratégica hace unos meses, de poder llenar las cajas del Estado, para colmar la gigantesca deuda estadounidense. El coste de mantenimiento de un barril ronda los 30 dólares; ayer, el precio en el mercado superaba los 90 dólares.

La decisión de la Casa Blanca no fue muy bien acogida en Washington. Los republicanos la tildaron de maniobra política. Los demócratas insinuaron que quizás no fuera suficiente. Por eso, un funcionario del Gobierno, en declaraciones telefónicas a la prensa, indicó que, tras la venta que se llevará a cabo a lo largo de los próximos 30 días, EEUU evaluará la situación y considerará 'hacer más' si el mercado lo exige.

La reserva estratégica, que se creó después de la crisis energética de 1973, alberga 727 millones de barriles de crudo, un nivel que el Departamento de Energía califica de 'históricamente alto', el equivalente a unos 75 días de importaciones (la meta del Gobierno es cien). Se reparte en cuatro yacimientos de sal gema especialmente acondicionados para el almacenamiento de crudo en Texas y Luisiana y se divide en crudo dulce (más fácil de refinar) y crudo agrio, una diferencia que se mide según el contenido en azufre.